CINEBLOG.NET

 

Basada en la novela homónima de Juan Madrid (creador de la aclamada serie “Brigada central”, 1989-90), “Días contados” es una suerte de ‘Romeo y Julieta’ inscrita en los bajos fondos de la capital española, donde las drogas, la prostitución, la delincuencia, la xenofobia y la miseria campan a sus anchas; una historia de amor con forma de crudo film policíaco que entretetiene en todo momento. Aunque el director Imanol Uribe (“El rey pasmado”, 1991) ya había tratado el tema de ETA desde diversos géneros (el documental “El proceso de Burgos”, 1979, el film de evasiones “La fuga de Segovia”, 1981, o el drama con trasfondo político “La muerte de Mikel”, 1984) y “Días contados” hace lo propio mostrándonos una banda terrorista descompuesta ideológica y estructuralmente; lo cierto es que no estamos ante una película sobre ETA, sino ante un drama criminal más próximo al cine negro (con sus perdedores en busca de redención y sus femmes fatale) y al thriller erótico tan de moda en la época (“Instinto Básico”, 1992, de Paul Verhoeven) que al discurso socio-político o a la reflexión en torno a la violencia.

Antonio (Carmelo Gómez) es un etarra que se traslada a Madrid, haciéndose pasar por fotógrafo, para llevar a cabo un atentado. Frente a su piso vive Charo (Ruth Gabriel), una prostituta yonki de la que termina enamorándose.

Apoyado en un buen puñado de excelentes actores (con secundarios de la talla Javier Bardem, Candela Peña, Karra Elejalde, Elvira Mínguez o Pepón Nieto) y por una ambientación que potencia su sucio realismo (buena fotografía de Javier Aguirresarobe); Imanol Uribe nos sumerge en esta tragedia urbana arraigada en la cultura española pero fácilmente universalizable. “Días contados” no es una obra maestra, su argumento puede ser poco consistente y su tratamiento del terrorismo puede irritar ciertos espectadores, pero tiene suficientes virtudes para elevarse por encima de la media; un ejemplo del buen cine que se hacía en España en los 90, con momentos impactantes, interpretaciones memorables, acción, sexo y costumbrismo barriobajero suficiente para hora y media.

 

– Para buscadores de ‘neo noir’ español.

– Imprescindible para acercarse a lo mejor del plantel de actores españoles de los 90.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies