CINEBLOG.NET

 

Solo el Hollywood clásico podía propiciar una unión de talentos como la que propone “El padre de la novia”; y todo al servicio de una divertida y entrañable comedia sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato. Por un lado tenemos al mítico realizador Vincente Minnelli, cineasta de enorme talento que sobresalió magistralmente en el musical (“Melodías de Broadway”, 1953), la comedia (“Cita en St. Louis”, 1944), el drama (“Como un torrente”, 1958), el biopic (“El loco del pelo rojo”, 1956) o el cine dentro del cine (“Cautivos del mal”, 1952); y que aquí desarrolla una sencilla puesta en escena que nos sumerge con naturalidad en un reconocible entorno familiar. Por otro lado está su excelente reparto (Joan Bennett, Elizabeth Taylor, Leo G. Carrolll o Russ Tamblyn) liderado por uno de los mejores actores de la historia: un Spencer Tracy que demostraba una vez más sus dotes cómicas (“La costilla de Adán”, 1949, o “Adivina quién viene esta noche”, 1967) interpretando un personaje tan gruñón como cercano.

Tras recibir la noticia de que su hija va a casarse, el prestigioso abogado Stanley Banks (Spencer Tracy) se embarca en la enervante preparación de la boda; la cual lo pondrá al límite de su paciencia.

Basado en una novela de Edward Streeter, el guión escrito a cuatro manos por Frances Goodrich y Albert Hackett (“Siete novias para siete hermanos”, 1954) es otro de los puntos fuertes “El padre de la novia”; con excelentes diálogos y ocurrentes situaciones que no solo nos entretienen, sino que configuran (con ese ir y venir de convenciones sociales) una suerte de simpática crítica a las preocupaciones burguesas. Y es que “El padre de la novia” es una comedia sobre la paternidad y la familia, pero también sobre la confrontación entre dos maneras de ver el mundo: la anticuada y nostálgica visión del patriarca contra la artificiosa estructura creada entorno a la sociedad de consumo. Su enorme éxito propició una secuela (“El padre es abuelo”, 1951) y varios remakes (como la entretenida “El padre de la novia”, 1991, con Steve Martin).

 

– Para coleccionistas de las mejores comedias familiares del Hollywood clásico.

– Imprescindible para quien aún no conozca a Spencer Tracy.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies