CINEBLOG.NET

 

Convertido en uno de los actores más populares de Hong Kong gracias a éxitos como “Érase una vez en China” (1991) o “La leyenda de Fong Sai Yuk” (1993), el virtuoso de las artes marciales Jet Li se atrevió a versionar uno de los films más populares del icónico Bruce Lee; logrando que “Jet Li es el mejor luchador” (vergonzoso título en español) trascendiese su condición de mero remake para erigirse como una de las mejores películas de Kung Fu de los años 90. Con la complicidad del realizador y guionista Gordon Chan (que ya había colaborado con otros clásicos del cine de acción hongkonés como Jackie Chan, “Los tres dragones” en 1988, o John Woo, “Hard Boiled” en 1992), las prodigiosas e influyentes coreografías del legendario Woo-Ping Yuen (fichado después para “Matrix”, 2000, o “Kill Bill: Volumen 1”, 2003), el carisma hierático pero adecuado de Jet Li y sus envidiables agilidad y disciplina; “Jet Li es el mejor luchador” se convierte en un más que disfrutable festival de combates, piruetas y golpes con trasfondo sociopolítico.

Mientras estudia en Tokyo, el joven Chen Zhen (Jet Li) se entera que su antiguo maestro Huo Yuanjia (al cual interpretaría el propio Li en la también excelente “Fearless”, 2006) ha muerto a manos de un luchador japonés. Chen Zhen volverá a su hogar, un Shanghai marcado por la ocupación y represión nipona.

Y es que “Jet Li es el mejor luchador” (su título original sería algo así como ‘El héroe de Jingwu’), como otros clásicos de las artes marciales, tiene en los japoneses a unos villanos perfectos, invasores y opresores de la cultura china. A pesar de ser muy superiores al film original de Bruce Lee, ni el argumento (bastante estereotípico) ni las actuaciones llegan a la altura de sus contundentes y espectaculares enfrentamientos. Aunque no es necesario cuando estos te mantienen pegado a la pantalla durante hora y media en la que se van sucediendo un impagable catálogo de rivales cada vez más poderosos cuyos movimientos exploran el extenso imaginario de las artes marciales; una auténtica obra maestra moderna de su género.

 

– Para interesados en el mejor cine de artes marciales.

– Imprescindible para los que solo ven a Jet Li como un simple actor de películas de acción.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies