CINEBLOG.NET

 

Obra clave del ‘Nuevo Cine Español’, surgido como puesta en práctica de las Conversaciones de Salamanca (1955), “La tía Tula” adaptaba la obra homónima de Miguel de Unamuno (escrita en 1907) al espíritu aperturista de las nuevas generaciones de cineastas; con una moderna puesta en escena, profundidad psicológica y la exposición de una serie de dilemas morales que ponían en tela de juicio algunos de los puntales de la sociedad franquista. Sin sensiblerías innecesarias, “La tía Tula” se erige en un contundente drama crítico, no exento de cierta ironía, donde la represión sexual (social y política) funciona como inconfesable motor de la duda y los problemas; un acertado retrato social donde la protagonista (una magnífica Aurora Bautista que ya había interpretado algunos de los grandes personajes femeninos del imaginario español: Juana la Loca, Agustina de Aragón, Santa Teresa de Jesus, …) representa una estructura de creencias que entran en conflicto con sus deseos más íntimos.

Tras morir su mujer, Ramiro (Carlos Estrada) se traslada a vivir, junto a sus dos hijos, con su cuñada Tula (Aurora Bautista). Pronto, Ramiro comenzará a sentirse atraído por Tula, aunque esta no parece querer responder a sus insinuaciones.

A pesar de sus numerosos problemas con la censura, el poco prolífico realizador andaluz Miguel Picazo (“El hombre que supo amar”, 1977, o “Extramuros”, 1985) logró construir un sensible y agudo retrato femenino que funciona como símbolo (y fiel imagen) de todo un país, obligado a convivir con las paradojas de enfrentar la tradición más obsoleta con los nuevos aires de libertad que traían los años 60; una impecable manera de hablar de lo que no se podía hablar. “La tía Tula” nos habla de maternidad, de religión, de amor y de ética, tejiendo una historia con ecos marianos donde Miguel Picazo (también guionista) buscaba recorrer nuevos caminos temáticos en una cinematografía plagada de folclóricas y niños cantores (pero que aquel mismo año vio surgir otras grandes obras a contracorriente como “El extraño viaje” o “A tiro limpio”).

 

– Para amantes de los grandes dramas con trasfondo.

– Imprescindible para coleccionistas de obras maestras españolas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies