CINEBLOG.NET

 

Con 19 años, el joven Leonardo DiCaprio abandonó definitivamente la televisión (como la última temporada de “Los problemas crecen”, 1991-92), convirtiéndose en una de las grandes promesas interpretativas de los 90 gracias a este sólido y realista drama biográfico sobre la entrada en la edad adulta. A pesar de que la puesta en escena de Michael Caton-Jones (“Memphis Belle”, 1990, “The Jackal”, 1997, o “Disparando a perros”, 2005) no pasa de correcta y de que su argumento no proporciona nada nuevo en cuestión de dramas familiares; “Vida de este chico” se eleva por encima de la media gracias a su esmerada reconstrucción de la América rural de los años 50, la estupenda fotografía de David Watkin (oscarizado por “Memorias de África”, 1985), su carencia de sensacionalismos o artificialidad, una serie de temas con los que es fácil empatizar y, sobre todo, a un estupendo reparto (con secundarios como Chris Cooper o Carla Gugino) donde sobresale una intensa, inteligente y madura interpretación de DiCaprio.

A finales de los 50, Caroline (Ellen Barkin), una madre separada y su hijo Toby (Leonardo DiCaprio) llegan a un pueblo del estado de Washington. Allí Caroline conocerá a Dwight (Robert De Niro) un mecánico del que se enamorará.

Basada en la novela autobiográfica del escritor Tobias Wolff (representante del llamado ‘realismo sucio’), “Vida de este chico” es una clásica historia de madre inestable necesitada de amor, padrastro autoritario e hijo inadaptado (al son de Frank Sinatra, Fats Domino, Eddie Cochran o The Everly Brothers); pero consigue emocionar y hasta aterrar al espectador con su sencillez y contundencia. “Vida de este chico” es una oda a la libertad, a los sueños de juventud, a la literatura y a los que son diferentes, unas veces cruel y otras vitalista, con personajes suficientemente complejos y situaciones bien llevadas como para merecer una reivindicación (en el momento de su estreno pasó bastante inadvertida, a excepción del talento de DiCaprio, que no tardó en lograr su primera nominación al Oscar por “¿A quién ama Gilbert Grape?”, 1993).

 

– Para amantes de las historias de ‘coming of age’.

– Imprescindible para coleccionistas de biopics de escritores.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies