CINEBLOG.NET

 

Artesano hollywoodiense especializado en cine de género, Michael Curtiz fue responsable de obras maestras del cine negro (“Ángeles con caras sucias”, 1938), del drama romántico (“Casablanca”, 1942) y sobre todo del cine de aventuras, dejando para la posteridad algunos de los grandes clásicos del cine de capa y espada en una serie de míticas colaboraciones con la gran estrella del momento Errol Flynn (con quien hizo doce films entre 1935 y 1941). Así, tras éxitos imperecederos como “El capitán Blood” (1935) o “Robin de los bosques” (1938), Curtiz y Flynn se reunieron por décima vez para rodar una de los más icónicas y entretenidas películas de piratas de la historia del cine. “El halcón del mar” es un magnífico espectáculo repleto de trepidantes duelos, espléndidas batallas navales, romances difíciles, abordajes, corsarios, cañones y el carisma picaresco y atlético de Errol Flynn; pero también es un buen ejemplo de cine propagandístico que en plena II Guerra Mundial buscaba ensalzar a los británicos y criminalizar a España (los crueles y amorales villanos de la trama), donde se había establecido un gobierno fascista tras la guerra civil.

Tras declarar el Rey Felipe II de España sus intenciones de conquistar el mundo, empezando por Inglaterra, el capitán Thorpe (Errol Flynn) emprende una particular lucha contra la flota española.

Además “El halcón del mar” cuenta con la calidad técnica y artística propia de las mejores superproducciones de la época, contando con el influyente compositor Erich Wolfgang Korngold (habitual del tandem Curtiz-Flynn), que nos regla una partitura épica y emocionante; los efectos fotográficos especiales de Byron Haskin (“La guerra de los mundos”, 1953); unas sobresalientes dirección artística y fotografía en blanco y negro; y secundarios de lujo como Claude Rains o Donald Crisp. Poco impota la veracidad histórica o la credibilidad a la hora de disfrutar como un niño de estas elegantes y entrañables hazañas navales, del ágil pulso narrativo de Michael Curtiz y del heroísmo gamberro de Errol Flynn.

 

– Para coleccionistas de mitos hollywoodienses del cine de aventuras.

– Imprescindible para amantes del cine clásico de capa y espada.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies