CINEBLOG.NET

 

La segunda parte de su ‘Trilogía del Apocalipsis Adolescente’ (tras “Totally Fucked Up”, 1993, y antes de “Nowhere”, 1997) dio a conocer al siempre radical Gregg Araki (“Vivir hasta el fin”, 1992, “Mysterious Skin”, 2004, o “Pájaro blanco de la tormenta de nieve”, 2014) al público más alternativo a nivel internacional y lo reveló como un creador de farsas tragicómicas desenfadadas que gustaba de mezclar géneros y escandalizar a la platea sin olvidar la crítica social y moral. Pero además de emancipar a Araki del New Queer Cinema (corriente de vanguardia centrada en temáticas de género donde también militaron Gus Van Sant, Todd Haynes o Derek Jarman), “Maldita Generación” es una divertida comedia negra independiente repleta de referencias cinéfilas, escenas de acción, crímenes, sangre, heterogéneos cameos (desde la musa del cine independiente Parker Posey a la ‘madame de Hollywood’ Heidi Fleiss) y delirantes secuencias que van del gore al surrealismo o la psicodelia; todo al servicio de una jocosa reflexión sobre el nihilismo de la juventud moderna.

Una pareja de jóvenes llamados Jordan White y Amy Blue (James Duval y Rose McGowan) conocen a Xavier Red (Johnathon Schaech), un desinhibido vividor que los conduce a una espiral de violencia, sexo y delincuencia, tras matar por accidente al dependiente de una tienda. Los tres emprenderán una huida de la policía a través de EE.UU.

Al ritmo de Nine Inch Nails, The Jesus & Mary Chain, Porno for Pyros o Aphex Twin, el trío protagonista (sus apellidos White, Blue y Red delatan las intenciones burlescas del director) se convierte en un trasunto underground de los famosos dúos criminales que pusieron de moda Bonnie & Clyde y que en los 90 habían revitalizado los guiones de Tarantino para “Amor a quemarropa” (Tony Scott, 1993) o “Asesinos Natos” (Oliver Stone, 1994) . “Maldita Generación” en una delirante road movie de antihéroes al margen de la sociedad que el propio Araki definía como ‘película criminal heterosexual’ (en referencia a la etiqueta de ‘cine gay’ que había acompañado a sus films anteriores).

 

– Para admiradores de la serie B de autor.

– Imprescindible para entender el estado del cine independiente tras la llegada de Tarantino.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies