CINEBLOG.NET

 

La desfachatez, la frescura y el gusto por el humor negro de Paul Bartel (cuyas películas, casi siempre en clave de comedia, se cuentan por films de culto: “Neurosis asesina”, 1972, “La carrera de la muerte del año 2000”, 1975, o “Escenas de la lucha de sexos en Beverly Hills”, 1989) llegó a su cima con esta joya de la serie B, con la factura y el aspecto de una película porno barata (micrófonos que aparecen sobre los actores, escenarios cutrísimos, …) pero con el carisma, la ironía, la provocación, la crítica y el cachondeo de un John Waters californiano. Paul Bartel y su coleguilla Richard Blackburn retratan la fauna de Los Angeles como un divertido cubo de basura pervertida y decadente en la que representar su delirante trama con una falta de complejos que puede incomodar a los espectadores más estirados.

Un dependiente de una tienda de vino, Paul (Paul Bartel), y una enfermera especialista en dietética, Mary (Mary Woronov, musa de las producciones underground de Andy Warhol) forman un matrimonio que sueña con abrir un restaurante, pero no tienen el suficiente dinero. Un día matan por accidente a un tipo que se cuela en su casa e intenta aprovecharse de Mary.

Repleta de tronchantes secundarios (como esa Doris la Dominatrix interpretada por Susan Saiger) y algunos graciosos cameos de culto (Buck Henry, Ed Begley Jr., Allan Rich o John Landis), “¿Y si nos comemos a Raul?” es un claro ejemplo del lado independiente de esa ola de colegueo hollywoodiense que en los 80 lideraron Joe Dante, John Landis, Steven Spielberg y demás (encontramos cameos de Paul Bartel en “Piraña”, 1978, “Cuando llega la noche”, 1985, o “Amazonas en la luna”, 1987); y es que había cosas que solo se podían hacer al margen de la industria y Paul Bartel, que se había curtido como director con Roger Corman, lo sabía muy bien. El film dio lugar a un musical (estrenado en 1992) y a un cómic promocional creado por el gran Kim Deitch. Además, los personajes de Paul y Mary Bland aparecieron también en “Robots asesinos”, de Jim Wynorski (1986), film gore de culto.

 

– Para amantes de las comedias underground.

– Imprescindible para aspirantes a director con pocos medios y mucha mala leche.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies