CINEBLOG.NET

 

Tras abandonar la 20th Century Fox (donde había rodado obras maestras como “Manos peligrosas”, 1953) el cineasta Samuel Fuller creó su propia productora (Globe Enterprise), teniendo el control total (como director, guionista y productor) en hitos de la serie B de los 50 como “Cuarenta pistolas” (1957), “Yuma” (1957) o “Bajos fondos”, un intenso thriller criminal donde puso sus maneras violentas, su sólida profesionalidad y su gusto por los temas controvertidos al servicio de una historia cargada de gangsters, asesinatos y venganza (basada en una serie de artículos periodísticos). Aun adentrándose siempre en géneros populares (el cine bélico, el western, el cine negro, …), Samuel Fuller sabe desmarcarse del cine convencional gracias a su estilo directo y crudo, no andándose por las ramas a la hora de tratar temas espinosos (como la corrupción policial), ni tampoco en cuestiones narrativas (dotando al film de un ritmo envidiable). Pero además, Fuller también desarrolla una puesta en escena plagada de ingeniosos recursos que suplen con creces su escaso presupuesto.

El film sigue los pasos de Tolly Devlin (Cliff Robertson), el cual vio años atrás como cuatro encapuchados golpeaban a su padre hasta la muerte. Veinte años después aún tiene ganas de venganza.

Como algunas de sus mejores obras posteriores (“Corredor sin retorno”, 1963, o “Una luz en el hampa”, 1964), “Bajos fondos” supone un icónico eslabón entre el cine negro clásico y el llamado ‘neo-noir’ que surgió en los años 70; añadiendo a los códigos forjados en los años 40 un aire más moderno que tenía en la violencia, la amoralidad, el realismo y el desencanto sus mayores aliados. “Bajos fondos” es un perfecto ejemplo de cine hecho a base de buenas ideas y trabajo concienzudo; una atrevida mirada a como la mafia se ‘recicló’ en organizaciones corruptas tras la II Guerra Mundial, a la vez que un trepidante e inquietante espectáculo cinematográfico que recoge influencias del pasado (el uso de las sombras, …) con la misma facilidad con la que influyó en el cine futuro.

 

– Para amantes del mejor cine negro.

– Imprescindible para coleccionistas de historias de venganza.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies