CINEBLOG.NET

 

Convertida en una de las más brillantes estrellas de Hollywood, oscarizada (por “Luz que agoniza”, 1945) y protagonista de numerosas obras maestras (“Casablanca”, 1942, o “Encadenados”, 1945), la actriz sueca Ingrid Bergman se trasladó a Italia para iniciar una fructífera y polémica relación (profesional y sentimental) con el realizador neorrealista Roberto Rossellini (“Roma, ciudad abierta”, 1945, o “Alemania, año cero”, 1948). Parte de la conocida como ‘Trilogía de la soledad’ (junto a “Stromboli”, 1950, y “Te querré siempre”, 1954), “Europa ’51” fue una de las mejores obras del matrimonio Rossellini-Bergman; un desolador drama social que propone, con un realismo estremecedor, una serie dilemas morales que surgen de la idea de incorporar a la sociedad italiana de posguerra los ideales bienintencionados de Francisco de Asis que Rossellini ya había investigado en “Francisco, juglar de Dios” (1950).

George (Alexander Knox) e Irene (Ingrid Bergman) son un matrimonio que vive en Roma con su hijo Michele (Sandro Franchina), el cual intenta contínuamente llamar la atención de su madre.

“Europa ’51” también es un certero retrato de la clase media, su hipocresía, sus crisis existenciales y su sentimiento de culpa, construido sobre la intensa y magnética interpretación de la Bergman y la casi poética puesta en escena de Rossellini; un duro melodrama conceptual de denuncia que busca que el espectador tome conciencia de la realidad social (y política, religiosa, laboral, …) a la vez que da lecciones de gran cine. Comprometida y humanista, “Europa ’51” utiliza las heridas del fascismo y las consecuencias sociales y psicológicas de la II Guerra Mundial para crear una compleja figura femenina (inspirada por la filósofa francesa Simone Weil), en busca de redención y revelación, que entronca con sus habituales personajes incomprendidos (lo que los lleva a la soledad); esta vez impregnado todo de cierta trascendentalidad mística, marxista y crítica pero ciertamente espiritual. El film fue además una de las primeras producciones de los míticos Dino De Laurentiis y Carlo Ponti.

 

– Para amantes del realismo social.

– Imprescindible para acercarse a uno de los matrimonios más icónicos del cine del siglo XX.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies