CINEBLOG.NET

 

Convertido ya en la mayor estrella del cine de artes marciales (al menos desde “El mono borracho en el ojo del tigre”, 1978) y habiendo escrito, dirigido y protagonizado grandes éxitos como “Los piratas de los mares de China” (1983) o “Armas invencibles” (1985); Jackie Chan siguió elevando el listón con esta ambiciosa producción (a cargo de la mítica Golden Harvest) con la que se apuntaba a la moda del cine de aventuras al estilo Indiana Jones, sin abandonar sus características coreografías circenses y sus arriesgadas proezas atléticas. Como en la mayoría de sus películas, el argumento de “La armadura de Dios” puede resultar un tanto ingenuo e inverosímil, pero con el suficiente encanto, acumulación de recursos del género de aventuras (numerosas localizaciones, culturas exóticas, artefactos antiguos, …) y detalles humorísticos como para servir de acompañamiento perfecto de sus geniales secuencias de acción; las cuales se erigen como reinas de la función.

El Halcón Asiático (Jackie Chan) es un antiguo músico que ejerce como buscatesoros. Un día un viejo amigo (Alan Tam) acude a el para salvar a su novia, secuestrada por una extraña secta religiosa.

Rodada en Yugoslavia, Austria, España o Marruecos por los mejores profesionales del cine de hong Kong, “La armadura de Dios” es un magnífico entretenimiento impregnado de optimismo y vitalidad, donde el cine de acción ochentero, la comedia física, las andanzas de cazatesoros y las artes marciales se combinan en un cóctel irresistible (al menos para un público no excesivamente exigente) de clichés pasados por el filtro bienintencionado de Jackie Chan. Con la inminente llegada de la revolución digital a principios de los 90, “La armadura de Dios” también puede ser considerada una de las cumbres del cine de acción analógico, tan peligroso (el propio Chan se fracturó el cráneo durante el rodaje) como encantador. El éxito del film llevó a Chan a rodar dos secuelas, la también entretenida “Operación Cóndor” (1991), y la irregular y tardía “Chinese Zodiac: La armadura de Dios” (2012).

 

– Para nostálgicos del cine ochentero de aventuras sin pretensiones.

– Imprescindible para coleccionistas de los distintos ‘palos’ del cine de artes marciales hongkonés.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies