CINEBLOG.NET

 

Durante unos años 60 que supusieron la Edad de Oro del cine italiano (gracias a realizadores innovadores como Fellini o Antonioni), una nueva generación de autores italianos (Pasolini, Bertolucci, Rosi, …) se unió a directores consagrados (Rosselini, De Sica, …) para tomar el relevo al Neorrealismo con un cine de tintes socio-políticos preocupado por la veracidad, que criticaba las injusticias y la corrupción sin abandonar la profundidad psicológica. En los 70 el cine político italiano llegaba a la madurez con obras maestras del cine comprometido como “El conformista” (Bernado Bertolucci, 1970), “El caso Mattei” (Francesco Rosi, 1972), “Una jornada particular” (Ettore Scola, 1977) o “Sacco y Vanzetti”, un crudo docudrama basado en hechos reales que pone en evidencia el sistema judicial ‘civilizado’, confeccionando un interesante retrato de unos EE.UU. obsesionados por la amenaza socialista, a la vez que trata temas como la xenofobia o la pena de muerte.

Nicola (Riccardo Cucciolla) y Bartolomeo (Gian Maria Volontè) son dos jóvenes italianos que han emigrado a EE.UU. Tras la explosión de una bomba ambos son detenidos y acusados injustamente de atraco a mano armada.

Confiado en el valor del cine como herramienta de lucha ideológica y de clases (desde diversos géneros populares como el thriller), y siempre atento a las problemáticas sociopolíticas, el cineasta Giuliano Montaldo (“Una bella grinta”, 1965, “Diamantes a gogó”, 1967, o “Giordano Bruno”, 1973) desarrolla una puesta en escena tan minuciosa como opresiva, donde parecen darse la mano lo kafkiano con el reportaje periodístico y la crítica a la instrumentalización política de las instituciones. A pesar de su trasfondo y sus intenciones divulgativas y de denuncia, “Sacco y Vanzetti” no es un film frío y quirúrgico, sino que gracias al buen trabajo fotográfico de Silvano Ippoliti (“El gran silencio”, 1968), sombrío e impactante, y la emocionante banda sonora del gran Ennio Morricone (incluida ‘The Ballad of Sacco and Vanzetti’, cantada por Joan Baez), que se cuenta como una de sus mejores obras.

 

– Para interesados en la historia política del siglo XX.

– Imprescindible para coleccionistas de cine político italiano.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies