CINEBLOG.NET

 

Rodada de Roma a Livorno, a través de los soleados paisajes del Lazio y la Toscana, “La escapada” es una trepidante y fresca ‘Road Movie’ con trasfondo amargo que se convirtió rápidamente en uno de los hitos de la comedia italiana gracias a su agudo retrato de esa nueva Italia moderna y ociosa (opuesta a la mostrada por el Neorrealismo una década atrás) que vivía el ‘Boom Económico’ de los 50 y 60. Especialistas en el género, Dino Risi (“Una vida difícil”, 1961, o “Perfume de mujer”, 1974) y el guionista Ettore Scola (futuro director de “Brutos, feos y malos”, 1976, o “Una jornada particular”, 1977) construyeron una historia cargada de simbolismos, comentarios socio-culturales y guiños musicales y cinematográficos; donde unos personajes contrapuestos (y psicológicamente más profundos de los habitual en la comedia) se enfrentan a situaciones que van desde lo cotidiano a lo erótico, pasando por lo picaresco y hasta lo absurdo.

En una Roma vacía por la celebración del Ferragosto (el 15 de agosto), Bruno Cortona (Vittorio Gassman) conoce al tímido estudiante de derecho Roberto (Jean-Louis Trintignant) y emprenden un viaje en coche.

Desde la Roma desierta, casi post-apocalíptica, hasta las abarrotadas playas del norte, “La escapada” (innovadora y crítica) pone su aguda mirada en una sociedad acomodada, que esconde tras su festiva música (excelente banda sonora de Riz Ortolani, acompañada de clásicos del twist italiano como ‘Guarda come dondolo’ o ‘St. Tropez Twist’) y su acelerado tren de vida, las mismas inseguridades y miserias que las generaciones anteriores. Pero además de su potente trasfondo histórico-social, “La escapada” es divertida y atractiva; resulta muy fácil dejarse llevar por la arrolladora interpretación de Vittorio Gassman (que tiene su perfecto contrapunto en el introvertido personaje de Trintignant, extrañamente acompañado de una ‘voz en off’) y por la entrañable colección de postales italianas (paisajísticas y humanas) que proponen Risi y compañía con su minuciosa puesta en escena y su acerada comprensión de los recursos humorísticos.

 

– Para reconciliarse con la comedia italiana.

– Imprescindible para cinéfilos interesados en el milagro económico europeo tras la II Guerra Mundial.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies