CINEBLOG.NET

 

Los crecientes problemas de Leon Schlesinger con las radicales ideas de Tex Avery acabaron cuando este aceptó abandonar la Warner Bros. (“I love to singa”, 1936, o “A wild hare”, 1940) para dirigir su propia división de animación en la MGM; donde tuvo libertad suficiente para llevar a cabo algunos de los cartoons más frenéticos, demenciales e influyentes de la época (“Red Hot Riding Hood”, 1943, o “Northwest Hounded Police”, 1946). Su primer film fue “Blitz Wolf”, una parábola de la II Guerra Mundial que utiliza el cuento de ‘Los Tres Cerditos’ para componer un divertido, ingenioso y salvaje cartoon que demostraba que los dibujos animados no eran terreno exclusivo de la infancia. Además de ser uno de los mejores cartoons de propaganda anti-nazi (o patriotismo norteamericano), “Blitz Wolf” también es una pieza clave de la carrera de Tex Avery, donde desarrolla muchas de las constantes temáticas, narrativas y visuales (su querido lobo feroz, la ultradeformación de los personajes, la ruptura de la cuarta pared, …) que lo convertirían en una legenda de la animación. Avery utiliza toda la parafernalia bélica y el odio hacia los nazis para desplegar sus armas más afiladas y subversivas en una serie de violentos gags y situaciones satíricas, plasmados con su habitual animación nerviosa y carismática.

Ante la perspectiva de que Adolf Wolf invada su país, Pigmania, los tres cerditos hacen un pacto de no-agresión con el malvado dictador. Dos de los cerdos se muestran confiados con el pacto y hacen sus casas de paja y madera. Pero el tercero de los cerdos no se fia de las intenciones de Adolf, así que se prepara de una manera mucho más contundente.

Aunque no sea la mejor obra de Tex Avery, si que es una de las más icónicas, una especie de versión trasgresiva de “Los tres cerditos” (Burt Gillett, 1933) que se burla del edulcorado estilo Disney (de donde muchos de los animadores de “Blitz Wolf” habían salido tras una dura huelga), repleta de referencias irónicas al mundo del cine y de la afición de Avery por romper las reglas con recursos metalingüísticos, sarcasmo y humor negro. El corto se convirtió en un éxito, siendo incluso nominado al Oscar (aunque perdió contra otro hito del cartoon anti-nazi: “Der Fuehrer’s Face”).

 

– Para acercarse al estilo demencial y atrevido de Tex Avery.
– Imprescindible para interesados en la animación como herramienta de propaganda.

PARA VERLO: https://vimeo.com/63467857

Puede consultar la lista completa en: # Los 100 mejores Cartoons de la historia

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies