CINEBLOG.NET

 

Desde sus orígenes, el cine bélico ha servido a menudo como elemento propagandístico para ensalzar ideologías y criminalizar otras. Pero tras la II Guerra Mundial, una nueva generación de cineastas instruidos en la televisión (John Frankenheimer, Sidney Lumet, Arthur Penn, …) comenzaron a abordar con más realismo, profundidad y osadía los géneros clásicos; así que, dejando atrás las moralinas y la visión estereotipada del bien y el mal, la películas de guerra adquirieron una nueva dimensión, más crítica, psicológica y humana. Comenzando a forjar un estilo que se caracterizaría por la violencia, la crudeza y la ironía más trágica, Robert Aldrich (“El beso mortal”, 1955, “¿Qué fue de Baby Jane?”, 1962, o “Doce del patíbulo”, 1967) puso su granito de arena a este nuevo cine bélico con “¡Ataque!”, un film de acción reflexivo y pesimista, una crítica sangrante a los altos mandos en la que no cabe el patriotismo o el heroísmo.

En los últimos compases de la II Guerra Mundial seguimos a una compañía liderada por el capitán Cooney (Eddie Albert), intentando combatir con los nazis y con sus propias luchas internas.

Aldrich y el guionista James Poe (que aquel mismo año logró el Oscar por la colorida montaña rusa “La vuelta al mundo en 80 días”) buscan al enemigo en sus propias filas; desarrollando una serie de temas como la cobardía, la falsedad, la impotencia o la instrumentalización del ser humano con excelentes escenas de acción bélica y una intensidad agresiva y claustrofóbica (esos abundantes primeros planos). “¡Ataque!” es un entretenimiento complejo pero accesible, cargado de testosterona y veracidad, una obra antimilitarista enérgica y original (el ejército intentó evitar que se hiciese y Aldrich aireó que estos tenían control y censura sobre la producción y distribución de films bélicos); con un guión inteligente, una realización vibrante, una adecuada fotografía en blanco y negro del clásico Joseph F. Biroc (tardía reconocido por “El coloso en llamas”, 1973) y un impagable plantel actoral a base de inolvidables secundarios de los 50 (Jack Palance, Lee Marvin, …).

 

– Para cualquier amante del cine bélico.

– Imprescindible para entender la ‘Nueva Ola’ el cine americano en los años 50.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies