CINEBLOG.NET

 

El realizador romano Giulio Petroni (“Por techo, las estrellas”, 1968, o “Tepepa”, 1969) recogió el testigo de la recién finiquitada ‘Trilogía del Dólar’; apropiándose del lenguaje visual y narrativo con el que Sergio Leone había configurado el Spaghetti Western (primeros planos, zooms, suaves movimientos de cámara, …) para poner en imágenes esta violenta historia de ‘doble venganza’ (por un lado pasional y por otra económica) rodada en los icónicos parajes almerienses. “De hombre a hombre” (escrita por Luciano Vincenzoni, que había participado en los guiones de “La muerte tenía un precio”, 1965, y “El bueno, el feo y el malo”, 1966) también es una original y entretenida muestra del esquema argumental maestro/aprendiz (con sus personalidades contrapuestas), aderezado con peleas de saloon, pistoleros virtuosos, partidas de poker, caciques sin escrúpulos y persecuciones a caballo.

Bill (John Phillip Law) es un joven que siendo niño presenció como asesinaban a su familia. La aparición de un misterioso forastero (Lee Van Cleef) lo pondrá tras la pista de los responsables.

Pero además de su sólida realización y puesta en escena, “De hombre a hombre” también se beneficiaba de la presencia de ese mito del eurowestern que fue Lee Van Cleef (que en apenas un lustro ya había rodado una decena de hitos del género como “El halcón y la presa”, 1966, o “El día de la ira”, 1967) y de la banda sonora del no menos mítico Ennio Morricone, que aquí logró una de sus mejores composiciones, melancólica, épica e inquietante (con esos recurrentes cánticos). “De hombre a hombre” también contiene detalles de crítica social (esos criminales sanguinarios convertidos en corruptos e influyentes miembros de la sociedad), recursos narrativos sesenteros (esos psicodélicos flashes retrospectivos) y diversas referencias a clásicos del western (“Río Bravo”, 1959, o “Los siete magníficos”, 1960); elementos que elevan aún más el interés por esta joya de culto. No estamos ante una obra maestra, pero si que es un divertimento muy por encima de los centenares de películas del oeste que se hicieron en la época.

 

– Para coleccionistas de historias de venganza.

– Imprescindible para amantes del Spaghetti Western.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies