CINEBLOG.NET

 

Por segunda vez (tras la apreciable “Stalingrado”, 1959, de Frank Wisbar) el cine alemán se acercó a una de las batallas más largas y decisivas de la II Guerra Mundial (y una de las derrotas más dolorosas del ejército germano). Con más experiencia como director de fotografía que como realizador, Joseph Vilsmaier (“Comedian Harmonists”, 1997, o “El último tren a Auschwitz”, 2006) se puso al frente de este espectacular y escalofriante drama (anti)bélico que apuesta por el realismo, tanto a nivel de recreación histórica como a la hora de mostrar las emociones y condición de los soldados. Y es que “Stalingrado” es una magnífica muestra de superproducción europea, con una contundente puesta en escena y buenas secuencias de combate (brutales y angustiosas); pero también es un acertado (aunque algo frío) retrato psicológico y sociopolítico.

La película sigue a un pelotón de jóvenes soldados alemanes desde la riviera italiana, donde descansan tras la batalla del Alamein, hasta el Frente Ruso, donde combatirán en la célebre e infame batalla de Stalingrado.

“Stalingrado” humaniza a los soldados del bando nazi (no a todos, eso si), mostrándonos a unos jóvenes que son instrumentos de los intereses del poder, evitando caer en tópicos manidos y desafiando el estereotipo generalizado en el cine de que todos los soldados alemanes eran sádicos sin escrúpulos. Aunque pueda resultar un poco lenta para el público acostumbrado al ritmo de los films hollywoodienses (sin los golpes de efecto de films como “Salvad al soldado Ryan”, 1998), “Stalingrado” se mira en clásicos del género tan diversos como “Sin novedad en el frente” (1930) o “La Cruz de Hierro” (1977) para confeccionar un crítico y controvertido discurso antibelicista que además funciona como ajuste de cuentas con la historia reciente. Sin duda, el film es una de las mejores incursiones cinematográficas en el difícil y sangriento ‘Frente Este’ (mucho menos tratado que la ocupación francesa o los bombardeos en Inglaterra), a menudo utilizado como ‘lugar de castigo’ por el ejército alemán.

 

– Para coleccionistas de joyas modernas del cine bélico.

– Imprescindible para cinéfilos aficionados a la II Guerra Mundial.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies