CINEBLOG.NET

 

Aunque debutó en el largo cinematográfico en EE.UU. (con la apreciable “El niño que gritó puta”, 1991) y alcanzó la fama con comedias agridulces (“El mismo amor, la misma lluvia”, 1999, o “El hijo de la novia”, 2001), el realizador bonaerense Juan José Campanella alcanzó el reconocimiento universal con este thriller dramático que fue aclamado por la crítica (incluido el Oscar a la mejor película extranjera), además de convertirse en la película más taquillera de la historia del cine argentino (al menos hasta la llegada de “Relatos Salvajes”, 2014, de Damián Szifron). Con una estructura no lineal, “El secreto de sus ojos” nos presenta una historia de investigación criminal (basada en una novela de Eduardo Sacheri) cargada de suspense y simbolismos que sirve a Campanella (también guionista, productor y montador) para confeccionar un emocionante y profundo retrato psicológico de la obsesión, la memoria y el amor.

Benjamín Espósito (Ricardo Darín) es un agente judicial retirado que en 1999 comienza a escribir una novela sobre un asesinato que investigó en 1974. Lo que lo llevará a recordar aquellos años.

“El secreto de sus ojos” es también una compleja aproximación a la historia reciente de Argentina, centrándose en dos períodos clave: por un lado los turbulentos años previos al Golpe de Estado de 1976 y, por otro, los últimos compases del mediático gobierno de Carlos Menem (como representivo de una sociedad aún marcada por las heridas del pasado). Pero “El secreto de sus ojos” no es solo un intenso drama criminal con trasfondo, conmovedor y atractivo, sino que está rodada con un exquisito estilo que remite al cine clásico; cuenta con unas magníficas interpretaciones (consagró a Ricardo Darín), plagadas de estupendos diálogos; y con una partitura y trabajo de iluminación que encajan a la perfección en las intenciones del film. Sea una parábola política, una fábula moral o un estudio psicológico, “El secreto de sus ojos” sabe como mantener al espectador pegado a la pantalla durante dos horas. Se hizo un olvidable remake USA: “El secreto de una obsesión” (Billy Ray, 2015).

 

– Para interesados en rompecabezas criminales.

– Imprescindible para coleccionistas de las mejores películas del cine de Sudamérica.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies