CINEBLOG.NET

 

Tras convertirse en un éxito dentro de los circuitos de literatura fantástica y de terror, el escritor estadounidense Laird Koenig (“Sol rojo”, 1971) adaptó su propia novela en este inquietante drama que tiene en la interpretación de una Jodie Foster que cumplió 13 años durante el rodaje (poco antes de su celebrado papel en “Taxi Driver”, 1976) y en su estimulante mezcla de géneros sus mejores bazas; lo que terminó convirtiéndola en una película de culto. El realizador húngaro Nicolas Gessner (“¿Cuál de las trece?”, 1969, o “Alguien detrás de la puerta”, 1971) fue el encargado de orquestar esta coproducción entre Suiza, Francia y Canadá; donde se da un giro intrigante al rol de ‘lolita’ (con polémica sexual incluida), desarrollando un intrigante discurso en torno al papel de los niños en la sociedad, a sus derechos, aspiraciones, relaciones, …

Rynn Jacob (Jodie Foster) vive en un pequeño pueblo costero. Aunque Rynn vive con su padre, hace ya un tiempo que nadie lo ve; lo que hará que ciertos personajes se acerque a su casa para averiguar qué pasa.

“La muchacha del sendero” transita por los códigos del cine de terror psicológico (subgénero de ‘niños siniestros’), moviéndose entre la reivindicación feminista, el cuento de hadas más perturbador y la crítica social (la educación, el papel de la infancia, …) de un modo extravagante, incluso desconcertante. La utilización del ‘Concierto para Piano Nº1 en Mi-Menor’ de Chopin (junto con la partitura de Christian Gaubert) y la cálida iluminación de René Verzier intensifican el tono de fábula triste y misteriosa con la figura de la ‘niña autosuficiente’ como catalizador de diversos problemas y posibilidades de esa perversa y compleja sociedad en la que vivimos. Con maneras casi teatrales (pocos escenarios, importancia de los diálogos, …), “La muchacha del sendero” es un relato sobre la independencia y la madurez, un drama ambiguo e inteligente con el suspense como herramienta principal en el que caperucita y el lobo protagonizan un juego tenebroso a base de secretos (dosificados irregularmente) y agresiones indirectas.

 

– Para buscadores de joyas extrañas y olvidadas.

– Imprescindible para interesados en la evolución de Jodie Foster (de actriz infantil con talento a cineasta inteligente).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies