CINEBLOG.NET

 

Aunque ya habían pasado muchos ratones por los cartoons de la Warner (incluido el claro antecedente de “Cat-Tails for Two”, 1953), el gato Silvestre, felino oficial del estudio (y acostumbrado a vérselas con canarios y canguros), tuvo que esperar hasta los últimos compases de la Era Dorada de la animación para tener a un adversario ratonil tan icónico como él mismo. El legendario Friz Freleng (“Tweetie Pie”, 1947, o “Birds Anonymous”, 1957) estuvo al frente de “Speedy Gonzales”, un frenético y desequilibrado enfrentamiento en la línea del Coyote y el Correcaminos, donde Silvestre sufre las más variadas humillaciones físicas (desde simples trampas para ratones a minas antipersona) a manos de un exultante y astuto roedor velocista. Ambientado en un entorno desértico que explota numerosos clichés sobre México (fronteras, sombreros, ferias, pobreza, el omnipresente y caluroso sol, cáctus, …), “Speedy Gonzales” también se apropia de uno de los habituales esquemas argumentales del western (el extraordinario extranjero que llega al pueblo para poner orden y hacer justicia a los desfavorecidos) para confeccionar una pequeña joya de siete minutos a base de comedia violenta, lucha contra el ‘poder’ e incorrección étnica.

Un grupo de ratones mexicanos observan una suculenta fábrica de queso al otro lado de la frontera. El problema es que está custodiada por Silvestre, un impacable e infranqueable gato. La solución es llamar a Speedy Gonzales, el ratón más veloz de México que pronto deja en ridículo a Silvestre, asaltando la fábrica de queso y quebrándolo física y psicológicamente.

Con la inestimable ayuda del talento vocal de Mel Blanc (que interpreta a todos los personajes), la partitura de Carl W. Stalling (con tres décadas a sus espaldas poniendo música a dibujos animados), los fondos de Hawley Pratt (“The Pink Blueprint”, 1966) y la carismática animación de Arthur Davis (“Bowery Bugs”, 1949) o Gerry Chiniquy, “Speedy Gonzales” logró el Oscar al mejor cortometraje (imponiéndose a otro hito del cartoon: “The Legend of Rockabye Point”, 1955, del legendario Tex Avery) y convirtió a su personaje en uno de los más exitosos de la época.

 

– Para coleccionistas de iconos imperecederos de los dibujos animados.
– Imprescindible para los que disfrutan con siete minutos de golpes y estereotipos.

PARA VERLO: https://www.dailymotion.com/video/x6dwybb

Puede consultar la lista completa en: # Los 100 mejores Cartoons de la historia

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies