CINEBLOG.NET

 

Paralelo a la constitución de EE.UU. como una gran potencia mundial, durante los años 20 se desarrolló una corriente temática (mayormente literaria: F. Scott Fitzgerald, John Steinbeck, …) en torno al lado oscuro de los ideales capitalistas que representaba. Siempre interesado en los conflictos sociales y los temas comprometidos, el director y productor Stanley Kramer (“Fugitivos”, 1958, “¿Vencedores o vencidos?”, 1961, o “Adivina quién viene esta noche”, 1967) abordó las debilidades del ‘Sueño Americano’ desde el mismísimo Hollywood, en plena época de bonanza económica y del ‘American Way of Life’; con una de las primeras adaptaciones cinematográficas de la obra del dramaturgo Arthur Miller, heredero de esa crítica satírica y trágica que habían explorado los autores de la ‘Generación Perdida’. “La muerte de un viajante” es un drama crudo y emotivo, familiar y existencial, un estudio sociológico y psicológico que relaciona con inteligencia y pesimismo la crisis de la mediana edad con el fracaso del ‘Sueño americano’.

Willy Loman (Fredric March) es un padre de familia de 63 años que en vez de retirarse ve como, tras 40 años de trabajar como viajante, sigue teniendo problemas económicos para salir adelante.

El realizador húngaro Laslo Benedek (“Salvaje”, 1953, o “El visitante nocturno”, 1971), poco después de llegar a América huyendo de la guerra en Europa, fue el encargado de orquestar este desolador discurso sobre la futilidad de perseguir las promesas de riqueza y felicidad que promulgaban los medios de comunicación, políticos y élites económicas. Benedek traslada a la perfección el ambiente teatral al cinematográfico, con la inestimable ayuda de un reparto impagable donde encontramos a estrellas doblemente oscarizadas como Fredric March (por “El hombre y el monstruo”, 1931, y “Los mejores años de nuestra vida”, 1946) o a jóvenes promesas como el actor de culto Kevin McCarthy (“La invasión de los ladrones de cuerpos”, 1956); además de maestros del cine como el compositor Alex North en uno de sus primeros trabajos.

 

– Para coleccionistas de las mejores adaptaciones teatrales.

– Imprescindible para interesados en el lado oscuro del ‘Sueño Americano’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies