CINEBLOG.NET

 

Tras acumular prestigio como uno de los mejores directores surcoreanos de su generación gracias a premiadas joyas modernas como “Memories of Murder” (2003) o “The Host” (2006), y antes de que Hollywood lo agasajara con tres Oscars (productor, director y guionista de “Parásitos”, 2019); el cineasta Bong Joon Ho inició su carrera internacional (luego llegaría la apreciable “Okja”, 2017) con esta distopía futurista basada en el cómic francés “Le Transperceneige” (1999-2000). “Snowpiercer (Rompenieves)” es un vibrante film situacional de acción y ciencia-ficción; un extravagante ejercicio de estilo, lúgubre e irónico; y además una aguda parábola sobre la sociedad contemporánea, la lucha de clases y el sistema capitalista. Con su estructura de video-juego, sus maneras de thriller conspiranoico, su entorno postapocalíptico y sus elaboradas escenas de acción, “Snowpiercer (Rompenieves)” se erige en un atractivo entretenimiento con mensaje que vuelve a demostrar que la ciencia-ficción es un excelente vehículo para la crítica social.

En el año 2031, los seres humanos que han sobrevivido a una inhóspita edad de hielo viven en un tren continuamente en marcha. Los vagones de cola están ocupados por los más desfavorecidos, que viven en condiciones míseras.

Con esta contundente epopeya lineal (en su momento la producción más cara del cine coreano), Bong Joon Ho va un paso más allá que otras muestras de ciencia-ficción situacional (“Cube”, 1997, o “El hoyo”, 2019), alejándose de la abstracción de éstas para mostrarnos una serie de situaciones que ponen de relieve la injusticia y el absurdo de ciertas instituciones y costumbres del mundo actual (la educación, el ocio, la alimentación, …); además de elaborar un discurso ecologísta, psicológico y filosófico. “Snowpiercer (Rompenieves)” es una historia de revolución, de insurrección de las clases bajas ante la explotación de los acomodados y poderosos; una alegoría satírica, violenta y claustrofóbica de los tiempos que corren en los que la supervivencia pasa por la eliminación de la opresión, por el reparto equitativo de los recursos.

 

– Para los que no conociesen a Bong Joon Ho antes de “Parásitos”.

– Imprescindible para coleccionistas de distopías futuristas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies