CINEBLOG.NET

 

Después de dos secuelas (ambas de 1989) que buscaban repetir el éxito de “El Vengador Tóxico” (1984) con los mismos chistes y poca imaginación; el buque insignia de la productora Troma (especialista en cine de explotación y serie B) regresó a las pantallas con esta demencial y gamberra comedia de superhéroes plagada de gore, sexo y violencia gratuita. El mismísimo Lloyd Kaufman (“Mutantes en la universidad”, 1986, “Tromeo y Julieta”, 1996, o “Poultrygeist: Night of the Chicken Dead”, 2006), fundador de la productora, se puso al frente de este bizarro divertimento donde la acción ultraviolenta, la ciencia-ficción absurda, la cutrez más desprejuiciada y el humor negro (altamente escatológico y sanguinolento) se combinan en una de las mejores celebraciones cinematográficas del mal gusto que se hayan rodado; en la consagración del Vengador Tóxico como uno de los grandes iconos modernos de la cultura basura.

Tras intentar salvar una escuela de niños ‘muy especiales’, el mutante radioactivo y deforme conocido como Vengador Tóxico (David Mattey) queda atrapado en una dimensión paralela mientras su doble maligno, Noxie, siembra el caos en la ciudad de Tromaville.

No todos los espectadores entenderán (o empatizarán con) sus descacharrantes efectos especiales, personajes ridículos, intérpretes aún más ridículos, una ambientación de telefilm y una retahíla de cameos que funciona como declaración de intenciones (Lemmy, lider de Motörhead, representando el rock & roll sucio, la estrella del porno Ron Jeremy, la ex-estrella juvenil en horas bajas Corey Feldman o Stan Lee, gurú del cómic, como narrador del prólogo). Y es que “El vengador tóxico 4: Ciudadano Toxie” es una de las cimas de la productora, un hito del cine de bajo presupuesto, desvergonzado, maleducado y agitador; que aúna los aciertos de clásicos de la Troma como “Los surfistas nazis deben morir” (1987) o “Sargento Kabukiman” (1990), añadiendo a sus ingeniosa colección de gags irreverentes numerosas referencias cinematográficas (incluidos guiños a las propias películas del estudio).

 

– Para amantes de la comedia negra, el gore y las concesiones al espectador.

– Imprescindible para interesados en el ‘cine basura’ y en la Troma.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies