CINEBLOG.NET

 

El éxito sorpresa en todo el mundo, gracias al auge de internet, de su cuarto largometraje como director (“Shaolin Soccer”, 2001), propició que el cineasta hongkonés Stephen Chow (“Desde Pekín con amor”, 1994, o “Cj7”, 2008) se ganase el estatus de digno sucesor de Jackie Chan como rey de la comedia de artes marciales (como realizador, actor, productor y guionista). Pero su consagración vino con “Kung Fu sion”, una delirante mezcla de acción, fantasía, coreografías imposibles y humor físico que demostraba el talento de Chow para el pastiche genérico. Con un logrado diseño de producción (que nos sumerge en una barriada china de principios del siglo XX) y unos efectos especiales efectivos pero ya muy superados, “Kung Fu sion” nos regala un ingenioso espectáculo a base de personajes de video-juego y situaciones de cartoon; una estimulante combinación de Tex Avery, Buster Keaton, el cine de yakuzas y el ‘wuxia’ clásico (en aquella época revitalizado gracias a “Tigre y Dragón”, 2000).

En el Shanghai de los años 30, Sing (Stephen Chow) y Bone (Tze-Chung Lam), son dos jóvenes que sueñan con convertirse en miembros de la Banda del Hacha, la cual tiene atemorizada a la ciudad.

A pesar de su criticado doblaje españolizado (donde el acento catalán o andaluz pueden chirriar al espectador más exigente, pero que en el fondo ayuda a que resulte más cercana), “Kung Fu sion” propone un simpático entretenimiento de artes marciales (con ingeniosas técnicas y golpes brutales) y cine fantástico sin pretensiones; una delicia humorística del cine oriental del siglo XXI que recuperaba a algunas estrellas del cine de Hong Kong de los 70 como Wah Yuen, Qiu Yuen o Chi Ling Chiu. Stephen Chow crea unos personajes suficientemente reconocibles y divertidos como para hacerlos entrañables (inolvidable el matrimonio de caseros); proponiendo una trama que va ‘in crescendo’ en un más difícil todavía de disparatados luchadores de cómic, caricaturescos mafiosos y buscavidas idiotas que se pasean por un escenario creado a partir de la cultura y los oficios chinos tradicionales.

 

– Para pasar un buen rato, que no es poco.

– Imprescindible para amantes de la comedia de artes marciales.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies