CINEBLOG.NET

 

Antes de exiliarse a Europa debido a la ‘casa de brujas’ del senador MacCarthy (que entre 1950 y 1956 encabezó una cruzada anticomunista que trastocó la carrera de muchos cineastas) y poner de moda las ‘heist movies’ con clásicos como “Rififi” (1955) o “Topkapi” (1964); el realizador estadounidense de origen ruso Jules Dassin había cultivado en Hollywood el mejor cine negro, en la década dorada del género, dejando para la posteridad dramas criminales tan turbios e intensos como “Fuerza bruta” (1947) o “La ciudad desnuda”, un impecable ejercicio de estilo con forma de thriller policíaco que marcó un antes y un después en el género. Con una concepción visual inspirada por el realismo truculento y periodístico del fotógrafo Weegee (y por el Neorrealismo italiano), Dassin nos sumerge en los bajos fondos neoyorquinos (fue rodada en exteriores auténticos) acompañando la habitual investigación criminal con las vidas cotidianas de los ciudadanos de a pie.

En el verano de 1947, una joven modelo aparece muerta en su apartamento. El veterano Dan Muldoon (Barry Fritzgerald) y el novato Jimmy Halloran (Don Taylor) serán los policías encargados del caso.

El tono documental de “La ciudad desnuda” combina perfectamente con los códigos del cine negro, profundizando en el humanismo de sus personajes a la vez desarrolla una historia intrigante y novedosa, explorando los pormenores del ‘procedimiento policial’ en una trama donde no falta tensión y acción (con ese clímax final al que tanto deben las célebres persecuciones automobilísticas de “Contra el imperio de la droga” (1971). Pero Dassin no es el único responsable de que “La ciudad desnuda” sea una obra mestra del cine negro; sino que contó con la (oscarizada) colaboración del director de fotografía William H. Daniels (que imprime al film un aspecto crudo y objetivo), el vibrante montaje (también oscarizado) de Paul Weatherwax, la inquietante y emocionante partitura del maestro Miklós Rózsa (oscarizado por clásicos como “Recuerda”, 1945, o “Ben-Hur”, 1959) y un excelente reparto plagado de característicos del cine hollywoodiense.

 

– Para amantes del cine policíaco y del realismo.

– Imprescindible para interesados en la evolución del cine negro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies