CINEBLOG.NET

 

Con espíritu transgresor y renacentista, el cineasta (dramaturgo, poeta, pintor, ideólogo, periodista, actor, …) italiano Pier Paolo Pasolini comenzó su carrera cinematográfica revisitando a su manera el Neorrealismo de los años 40 y 50 (“Acattone”, 1961, o “El evangelio según San Mateo”, 1964), mostrándonos con crudeza las vidas de las clases marginales, los proletarios y los delincuentes. “Mamma Roma” es uno de los mejores ejemplos de esta época, un desolador drama social en torno a una intensa Anna Magnani; un visceral retrato de las clases bajas con el que Pasolini confecciona un incisivo y pesimista discurso sobre la imposibilidad de franquear las barreras sociales. A través de esta tragedia moderna, historia de madres coraje y de cómo nunca podemos dejar atrás el pasado, Pasolini nos habla alegóricamente de un país que vivía su particular ‘milagro económico’, donde se publicitaba la sociedad del bienestar a la vez que otros estaban encadenados a la pobreza.

‘Mamma Roma’ (Anna Magnani) es una prostituta que sueña con llevar una vida ‘normal’. Cuando por fin escapa de su chulo, se instala junto a su joven hijo (Franco Citti) en un buen barrio y consigue un trabajo decente. Pero las cosas no tardarán en cambiar.

Pero “Mamma Roma” no es solo una película de tesis, sino que también es la demostración de la categoría artística de Pasolini, de su habilidad para llevar su sensibilidad creativa y su compromiso socio-político al medio cinematográfico; resultando un film conmovedor y bello (con momentos memorables como ese plano secuencia de la Magnani de un hombre a otro) , previsible pero profundamente creíble, narrativa y visualmente consecuente con la realidad que lo impregna, crítico, humano, honesto e icónico, una obra maestra. Vemos en “Mamma Roma” muchas de las constantes que poblarían la filmografía del director de “Saló o los 120 días de Sodoma” (1975): la iconografía religiosa (con recreaciones de “La última cena” de Da Vinci o “Lamentación sobre Cristo muerto” de Mantegna), el sexo y la sensualidad como vía para relacionarse con los demás y con el mundo, …

 

– Para los que saben apreciar la realidad en el cine.

– Imprescindible para coleccionistas del mejor cine socio-político.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies