CINEBLOG.NET

 

Con más de una década a sus espaldas como guionista a sueldo, Jaime Chávarri (“El amor del capitán Brando”, 1974, o “El nido”, 1980) y José Luis Borau (“Furtivos”, 1975, o “Tata mía”, 1986) se juntaron para escribir una de las primeras y más certeras aproximaciones a la identidad de género del cine español. Con una sutileza y una elegancia admirable (que evitó la censura del tardofranquismo), “Mi querida señorita” abordó temas como la condición sexual adelantándose a su tiempo; pero también es un agudo y crítico análisis de los rígidos roles de género en la sociedad de la época (y por extensión de la represión en general durante la dictadura), de la imposibilidad de expresarse con libertad en una España en plena etapa de renovación ideológica. Pero en el fondo, dejando de lado su condición de discurso de género y crítica social, “Mi querida señorita” es un drama (aderezado con romance y algo de humor) que nos habla de las dificultades que hay que afrontar para encontrarnos a nosotros mismos, sobre todo si no encajas en los estereotipos.

Adela (José Luis López Vázquez) es una cuarentona soltera poco agraciada que un día recibe una propuesta de matrimonio de un antiguo amigo viudo (Antonio Ferrandis). Esto hará que Adela dude si es una ‘mujer de verdad’.

Armados de sobriedad y respeto, Jaime de Armiñan y Borau rompieron con el clásico papel cómico (histriónico y afectado) que cualquier personaje travestido solía representar en el cine, contando con la inestimable ayuda de un impagable José Luis López Vázquez que llamó la atención del mismísimo George Cukor (contó con él para “Viajes con mi tía”, 1972); una interpretación tan delicada como compleja que sostiene la película más allá de su llamativa premisa. A pesar de la radicalidad y modernidad de la propuesta (sus temas siguen tan vigentes como en el momento de su estreno), “Mi querida señorita” se convirtió en un éxito de taquilla (tal vez avivado por el morbo, pero también por su originalidad), además de hacer las delicias de la crítica internacional (llegó a ser nominada al Oscar a la mejor película extranjera).

 

– Para coleccionistas del cine español más original.

– Imprescindible para cinéfilos estudiosos de la condición sexual y de género.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies