CINEBLOG.NET

 

El film que dio a conocer internacionalmente al actor bonaerense Ricardo Darín (“El secreto de sus ojos”, 2009, o “Relatos salvajes”, 2014) es un ingenioso thriller sobre estafadores de poca monta que te mantiene atrapado gracias a sus giros de guión, sus afilados diálogos y unos personajes tan bien definidos como interpretados. Fabián Bielinsky (“El aura”, 2005), antiguo asistente de dirección de Carlos Sorin o Eliseo Subiela, debutó en el largo como guionista y realizador con esta tramposa ‘buddy movie’ rodada a pie de calle en una turbulenta y bulliciosa Buenos Aires en plena crisis económica y social. Pero ante todo, “Nueve reinas” es un ágil y entretenido ejemplo de cine de timadores barriobajeros al más puro estilo David Mamet; un divertimento irónico y manipulador donde nada es lo que parece, donde cualquier personaje puede ser un buscavidas y cualquier situación un espejismo.

El film sigue durante un día los pasos de Marcos (Ricardo Darín), un estafador veterano que se encuentra con el joven Juan (Gastón Pauls), el cual intenta ganar dinero con pequeños timos. Pronto se les presenta una posibilidad que no pueden rechazar.

Elegantemente descuidada y poseedora de una atractiva autenticidad inmediata, “Nueve reinas” nos presenta todo un catálogo de artimañas, farsas, ‘anzuelos’, enredos y despistes mostrados sin epicidad, exaltación o efectismos, con unas maneras casi de docudrama; pero también una retahíla de personajes que representan los diversos ‘palos’ del timo, las diversas maneras de ganarse la vida engañando en una Argentina al borde del colapso. Así, el film sirve como divertimento enmarañado y sorprendente (en la tradición de “El golpe”, 1973), pero también de retrato social y económico, de parábola sociopolítica que, con su buen ritmo y su cercana puesta en escena, nunca olvida que su propósito principal es hacernos pasar un buen rato durante un par de horas. El éxito internacional de “Nueve reinas” propició que se rodasen remakes en países como EE.UU. (“Criminal”, 2004) o India (“Gulumaal: The Escape”, 2009).

 

– Para amantes de las tramas tramposas.

– Imprescindible para iniciarse en el excelente cine argentino del siglo XXI.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies