CINEBLOG.NET

 

415

Aunque su carrera como director se remontaba más de una década atrás, fue su no premeditada trilogía sobre la incomunicación y la crisis existencial (iniciada con “La aventura”, 1960, y “La noche”, 1961) la que erigió al cineasta de Ferrara Michelangelo Antonioni como gran representante del modernismo cinematográfico. El director de “Blow-Up” (1966) ponía un punto y seguido en su críptica filmografía con “El eclipse”, un drama romántico en el que las relaciones sentimentales funcionan como espejo del malestar de una sociedad (en particular la italiana) que vivía una bonanza económica a la vez que perdía sus valores fundamentales. Antonioni sigue explorando un estilo visual y narrativo frío y casi abstracto (comparado con la obra del pintor Giorgio Di Chirico), repleto de silencios, planos contemplativos y encuadres vacíos; sosteniendo su complejo discurso filosófico/sociológico en un marco estético tan inspirado e hipnótico como influyente e innovador.

Vittoria (Monica Vitti) es una joven que deja a su novio, el arquitecto Riccardo (Francisco Rabal) y conoce a un atractivo corredor de bolsa (Alain Delon), con el inicia un romance.

“El eclipse” reunía a una serie de talentos imprescindibles de la historia del cine europeo: su irrepetible trío protagonista, incluido nuestro Francisco Rabal; el mítico guionista Tonino Guerra, colaborador de maestros como Federico Fellini (“Amarcord”, 1973, Andrei Tarkovsky (“Nostalgia”, 1983) o Theo Angelopoulos (“Paisaje en la niebla”, 1988); el director de fotografía Gianni Di Venanzo, responsable de obras maestras en blanco y negro como “Rufufu” (1958) o “Fellini 8½” (1963); y, por supuesto, el talento de Antonioni para crear una atmósfera desasosegante y enrarecida. “El eclipse” es una de esas piezas fundamentales para entender el cine moderno (y la sociedad, el arte, …), conceptualmente profunda y visualmente relevante; que nos habla de como unos sentimientos eclipsan otros, unos comienzan y otros acaban, como símbolo del nacimiento de una nueva manera de ver el arte y las historias, el mundo y las personas.


– Para interesados en el concepto de ‘modernismo’.

– Imprescindible para cinéfilos amantes de la filosofía y el arte.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies