CINEBLOG.NET

 

El desencanto imperante en la sociedad estadounidense de los 70 (debido a la corrupción política, el desengaño ideológico o la creciente inseguridad ciudadana en las grandes urbes) provocó que surgiese un subgénero en torno a ‘vigilante urbanos’ que se convierten en juez, jurado y ejecutor, a menudo movidos por la venganza (“Taxi Driver”, 1976, podría ser la cima). “El justiciero de la ciudad” fue una de las más representativas de esta corriente, un thriller criminal, agresivo y efectista donde Michael Winner (“En nombre de la ley”, 1971, o “Chato el Apache”, 1972) levantó ampollas por su apología de tomarse la justicia pos la propia mano y por convertir a los delincuentes en poco menos que monstruos inhumanos (entre punks, transtornados y psicópatas). Además, Charles Bronson se convirtió en un icono de esos ángeles exterminadores, crepusculares e implacables, que castigaban con la muerte a violadores o ladrones de bolsos por igual.

Paul Kersey (Charles Bronson) es un arquitecto neoyorquino que después de que unos ‘pandilleros’ ataquen a su familia decide que es el momento de tomar las armas y combatir la delincuencia a tiro limpio.

Nueva York parece el infierno (con la policía desbordada o sencillamente incompetente) en el guión de Wendell Mayes (nominado al Oscar por “Anatomía de un asesinato”, 1959), para justificar su patriótica defensa de las armas; su retrato social es superficial, es sensacionalista, predecible, … Pero también es un entretenido recital de violencia gratuita y demagogia social (uno de esos films donde es justificable el ‘No recomendado a menores’), disfrutable incluso si odias las armas y la derecha más rancia (sin hablar de la estupenda banda sonora de Herbie Hancock); porque esta suerte de western urbano (tal vez su historia encajaría mejor en el salvaje oeste), con guiños a “Raíces profundas” (1953) o “Valor de ley” (1969), es una pieza fundamental para entender los años 70 en EE.UU. Su éxito propició una buena cantidad de secuelas, imitaciones y un aceptable remake (“El justiciero”, 2018, de Eli Roth).

– Para iniciarse en un género (y un actor) que inundaría las estanterías de los videoclubs de los 80.

– Imprescindible para entender los EE.UU. ‘post-watergate’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies