CINEBLOG.NET

 

Mucho antes de codearse con el cine internacional gracias a “Un día perfecto” (2015) o “Loving Pablo” (2017), el realizador madrileño Fernando León de Aranoa se convirtió en el icono cinematográfico de la contracultura del cambio de siglo gracias a sus retratos sociales (“Barrio”, 1998, o “Los lunes al sol”, 2002) cargados de crítica, compromiso y humanismo. Pero su debut en la dirección (después de trabajar como guionista a sueldo sobre todo en televisión) transitaba unos terrenos un tanto distintos. Y es que “Familia” es una parábola agridulce e incisiva de la institución familiar (y por extensión de toda la sociedad); una comedia dramática un tanto cruel que pretende que reflexionemos un poco sobre la necesidad (o no) de mantener una convención que a veces puede requerir un arduo esfuerzo por nuestra parte. Su enrarecida (casi surrealista) atmósfera inicial nos va atrapando y sumergiendo en un argumento tan original como tramposo; estableciendo una serie de paralelismos y diversos niveles de significado que enriquecen el resultado.

El día de su 55 cumpleaños, Santiago (Juan Luis Galiardo) baja a la cocina y encuentra a toda su familia para felicitarlo. Pero el regalo de su hijo pequeño lo hace alterarse de una manera muy extraña.

Con pocos escenarios (una casa en las afueras de Madrid), un presupuesto austero (que se nota a nivel técnico), unas cuantas buenas ideas (su premisa es de lo más ingeniosa) y un excelente reparto (con jóvenes promesas como Elena Anaya o veteranos como Chete Lera o Ágata Lys); Fernado León de Aranoa tiene suficientes elementos para diseccionar a la familia española con la precisión y la abstracción necesarias. “Familia” es una metáfora irónica, e incluso emotiva, que parece poner en duda a la familia clásica nuclear, argumentando que en realidad una ‘familia’ no tiene que estar unida necesariamente por lazos biológicos. Pero esta producción de Elías Querejeta también es un entretenimiento ágil y atractivo, con enredos, personajes y sorpresas que hacen que el film pueda ser visto de una manera más superficial y distendida.


– Para estudiosos de la familia tradicional.

– Imprescindible para coleccionistas de joyas ocultas del cine español.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies