CINEBLOG.NET

 

La 8ª película oficial del cineasta de Knoxville Quentin Tarantino proseguía el romance genérico iniciado con “Django desencadenado” (2012); pero como no podía ser de otra manera, aquí el western se mezcla con los relatos de ‘¿quién es el asesino?’ al estilo de Agatha Christie y la atmósfera de films situacionales y claustrofóbicos como “La diligencia” (1939) o “El enigma de otro mundo” (1951). El resultado es un sugerente thriller de suspense, rodado con el pulso de un maestro (con precisos movimientos de cámara y encuadres, a menudo inspirados por clásicos como “Centauros del desierto”, 1956, o “Uno Rojo: División de choque”, 1980) donde nada es lo que parece; cargado de sorpresas, giros, personajes carismáticos y enérgicos diálogos que exploran con espíritu friki el idealizado cine del oeste tarantiniano. Tensa, compleja, violenta (a veces gratuita), intrigante y, sobre todo, personal; un nuevo ejemplo de la insobornabilidad de un autor cuyo estilo, pese a quien pese, ya se ha convertido en canon.

John Ruth (Kurt Russell) es un cazarrecompensas que traslada a la criminal Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) a Red Rock para ser ejecutada. Pero su viaje en diligencia será interrumpido pronto.

“Los odiosos ocho” es un festival de referencias cinematográficas al cine negro clásico (“El bosque petrificado”, 1936, o “Cayo Largo”, 1948), al spaghetti western, las series del oeste de los 60 y muchas otras películas; pero también nos ofrece numerosos guiños a la filmografía de Tarantino, afianzando un universo compartido a base de conexiones con “Pulp Fiction” (el tabaco Red Apple) o “Malditos bastardos” (el personaje de Tim Roth es un antepasado del teniente interpretado por Michael Fassbender en el film de 2009) y autohomenajes a “Reservoir Dogs” (1992), con la que este guarda muchas similitudes. A las excelencias del imprescindible Robert Richardson en la iluminación, hay que añadir los temas originales de Ennio Morricone (curiosamente junto a otros del compositor italiano para “El exorcista II: El hereje”, 1977, o “La cosa”, 1982).


– Para aficionados a los relatos al estilo de “Diez negritos” y el western.

– Imprescindible para amantes del cine ‘hiperreferencial’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies