CINEBLOG.NET

 

Habiendo burlado a la censura franquista durante dos décadas a base de situaciones y diálogos cargados de ironía y segundas intenciones (en obras maestras como “¡Bienvenido, Míster Marshall!”, 1953, “Plácido”, 1961, o “El verdugo”, 1963), configurando un incisivo y osado retrato de la sociedad de la época; el cineasta valenciano Luis García Berlanga se trasladó a París para dar rienda suelta a su erotomanía con “Tamaño natural”, 1974. A su regreso creó una trilogía (de calidad menguante, eso si) con la que exploraba, a su sarcástica manera, el estado de las instituciones franquistas (religión, política, economía, …) tras la muerte del dictador. Tras “La escopeta nacional” (1978), Berlanga y su inseparable Rafael Azcona (“Belle Epoque”, 1992, o “La lengua de las mariposas”, 1999) se centraban en la pérdida de privilegios de la aristocracia y la restauración de la Monarquía con “Patrimonio nacional”, una entretenida comedia coral, esperpéntica y paródica, que explota el lado más ridículo de la nobleza patria.

El marqués de Leguineche (Luis Escobar) abandona su finca y vuelve a su casa de Madrid junto a su hijo (José Luis López Vázquez) y su nuera (Amparo Soler Leal).

Con la inestimable ayuda de un excelente reparto (impagables protagonistas y divertidos secundarios), Berlanga indaga en su tendencia a los relatos corales, construyendo una serie de planos secuencia que siguen a los personajes mientras entran y salen del encuandre, mientras sueltan sus mordaces diálogos. Y es que “Patrimonio nacional”, es un agudo retrato de la transición en España (aunque extrapolable a cualquier época en la que las élites económicas hayan tenido miedo de perder su preeminencia); es también un entretenimiento repleto de gags humorísticos, pateticismo e ironía (señas de identidad de Azcona, incansable de “El pisito”, 1958, a “Los girasoles ciegos”, 2008); pero también es una prueba del buen oficio de Berlanga con la puesta en escena y la dirección de actores. La trilogía se cerró con la también interesante “Nacional III” (1982), en la nos muestra las reacciones de los Leguineche al 23-F.


– Para aprender sobre la Transición Española sin dejar de divertirse.

– Imprescindible para conocer a dos tótems del cine español como Berlanga y Azcona.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies