CINEBLOG.NET

 

Desde que Danny Boyle lo introdujese en el cine, primero adaptando una novela suya (“La playa”, 2000) y luego dirigiendo sus dos primeros guiones (“28 días después”, 2002, y “Sunshine”, 2007); Alex Garland se ha convertido en uno de los grandes exponentes de la ciencia-ficción cinematográfica del siglo XXI, escribiendo y produciendo la adrenalínica “Dredd” (Pete Travis, 2012) o explorando el lado más lírico y filosófico del género en “Aniquilación” (2018). Pero probablemente sea su debut en la dirección, “Ex_Machina”, su película más lograda; un elegante thriller dramático que reflexiona en torno a las posibilidades de la inteligencia artificial con la ayuda de un excelente trío protagonista, unos magníficos (y oscarizados) efectos especiales y un inteligente guión que termina decantándose por el cine de entretenimiento (con sus giros, sorpresas y concesiones) en detrimento de un discurso más trascendental.

Caleb (Domhnall Gleeson) es un programador que es requerido por su jefe (Oscar Isaac) y ha de trasladarse a la casa de este para someter a un androide (Alicia Vikander) al test de Turing durante una semana.

De una manera intimista y con una trama estructurada esquemáticamente, Alex Garland consigue aunar los dos temas fundamentales de los relatos sobre inteligencias artificiales: la toma de consciencia de las máquinas (véase “2001: una odisea del espacio”, 1968) y la emancipación (a menudo sangrienta) del ser humano (como en la saga de Terminator). Y lo hace imprimiendo intriga, sátira tecnológico-social, unos buenos diálogos (llenos de referencias) e interés por unos personajes un tanto estereotipados, creando una atmósfera aséptica y claustrofóbica, misteriosa y estilizada. Además de preguntarse por los límites entre ser humano y máquina, por la autoconsciencia y el autoengaño, desde un punto de vista ético e incluso sentimental; “Ex_Machina” también puede ser vista como una suerte de parábola de la ‘guerra de sexos’, de cómo la mujer consigue liberarse de ese análisis capcioso y prepotente al que los hombres la tienen sometida.


– Para cualquier interesado en la inteligencia artificial.

– Imprescindible para aficionados al cine de ciencia-ficción con sustancia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies