CINEBLOG.NET

 

Probablemente ningún director de la historia del cine haya logrado la excelencia en tantos géneros distintos como William Wyler, que cuenta en su filmografía con grandes clásicos del drama (“La heredera”, 1949), el cine policíaco (“Brigada 21”, 1951) la comedia (“Vacaciones en Roma”, 1953), el western (“Horizontes de grandeza”, 1958), el cine de aventuras (“Ben-Hur”, 1959), el thriller (“El coleccionista”, 1965) o el cine negro, donde entre otras nos dejó la claustrofóbica “Horas desesperadas”, un impecable ejercicio de suspense y tensión que supuso una de las últimas apariciones en pantalla del mítico Humphrey Bogart. “Horas desesperadas” es un thriller de rehenes pionero en el subgénero de ‘invasiones domésticas’ (de “Callejón sin salida”, 1966, de Polanski a “Funny Games”, 1997, de Haneke) que a pesar de evidenciar su origen teatral nos ofrece un magnífico espectáculo a cargo de un buen puñado de leyendas del Hollywood clásico.

Junto a otros dos convictos, Glenn Griffin (Humphrey Bogart) escapa de la cárcel y acaba secuestrando en su casa a una familia acomodada, a la espera de un paquete que los ayudará a huir de la policía.

Con un tono opresivo e intimista alejado de la grandilocuencia de sus producciones más populares, William Wyler nos sumerge (con la inestimable ayuda de la fotografía en blanco y negro de Lee Garmes, habitual de Josef von Sternberg a principios de los 30) en una trama que da pie a un irrepetible duelo actoral (entre Bogart y Fredrich March); además de funcionar como parábola de las amenazas a la familia nuclear, columna vertebral de los EE.UU. del idealizado ‘American Way of Life’. Al igual que a menudo se ha calificado a su multioscarizado director, “Horas desesperadas” no es un prodigio de originalidad (de hecho recuerda a otros films de Bogart como “El bosque petrificado”, 1936, o “Cayo Largo”, 1948), pero si que es buen cine, entretenido y bien hecho en la década dorada de la industria hollywoodiense. Michael Cimino rodó un prometedor pero olvidable remake (“37 horas desesperadas”, 1990) con Mickey Rourke y Anthony Hopkins.


– Para coleccionistas de ‘crisis de rehenes’.

– Imprescindible para amantes del Hollywood clásico en blanco y negro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies