CINEBLOG.NET

 

Aunque su filmografía nunca alcanzó el nivel de sus primeras obras (“La última película”, 1971, “¿Qué me pasa doctor?”, 1972, o “Luna de papel”, 1973), el cineasta estadounidense Peter Bogdanovich volvió a saborear el éxito (tras varios desastres cinematográficos y en su vida personal) con este drama biográfico basado en la historia real de ‘Rocky’ Dennis, un joven aquejado de una enfermedad poco habitual que le deformaba el cráneo. “Máscara” es un relato de superación y coraje cargado de buenos sentimientos, situaciones emocionantes y personajes que intentan alejarse de los roles habituales de este tipo de producciones. El guión de una debutante Anna Hamilton Phelan (“Gorilas en la niebla”, 1988, o “Inocencia interrumpida”, 1999) sabe esquivar los sentimentalismos gratuítos y su magnífico elenco de actores (Sam Elliott, Laura Dern, Harry Carey Jr., …) se ocupan de imprimirle además veracidad y emoción.

Rocky Dennis (Eric Stoltz) es un joven de una pequeña ciudad de California que sufre displasia craneodiafisaria, lo que le da un aspecto poco común. Rusty (Cher) es su madre, y hará lo que sea para que su hijo lleve una vida normal.

Otro de los aspectos que proporcionan originalidad y autenticidad al film es su retrato del mundo de los moteros (que no habían tenido muchas representaciones realistas en el cine), acompañado de una banda sonora a base de clásicos del rock americano (Grateful Dead, Lynyrd Skynyrd, Steppenwolf, Steely Dan, …) que no pudo contar con temas de Bruce Springsteen hasta el montaje del director en 2004. En el fondo, “Máscara” nos habla de la dificultad de llevar a cabo tus sueños en una sociedad intolerante y cobarde, sobre todo si eres adolescente, sobre todo si eres diferente; proponiendo una distendida reflexión sobre las apariencias y los prejuicios, que entretiene y da cierta profundidad al film. Tras este creíble canto a la vida, Bogdanovich encadenó varios films apreciables pero sin ningún éxito, lo que lo llevó a recluirse en la televisión y en sus otras ocupaciones (historiador, crítico de cine, productor e incluso actor).


– Para amantes de las tragedias vitalistas.

– Imprescindible para coleccionistas de hitos del cine popular de los 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies