CINEBLOG.NET

 

Tras aprender el oficio dirigiendo videoclips para Tupac Shakur, los hermanos Hughes (“Desde el infierno”, 2001, o “El libro de Eli”, 2010) debutaron en el cine con este drama criminal, racial y suburbial que supuso uno de los hitos de un subgénero consolidado con las nominaciones al Oscar (sin premios, eso si) obtenidas por John Singleton con “Los chicos del barrio” (1991). Tras el desafortunado título castellano de “Infierno en Los Angeles”, se esconde un excelente relato de pérdida de la inocencia en el gueto; una mirada realista y objetiva a una juventud sin futuro, marcada por la pobreza, la delincuencia, las drogas, la violencia y el odio. Con poco presupuesto y muchas ganas, Los Hughes irrumpieron en el Nuevo Cine Afroamericano (Spike Lee, F. Gary Gray, Ernest R. Dickerson o Kevin Hooks) a base de realismo, profundizando en aspectos sociales y psicológicos con emoción e inteligencia; sin moralinas ni sensacionalismos, pero con una clara pose crítica.

Caine (Tyrin Turner) es un joven de Watts que vive con sus abuelos, los cuales intentan protegerlo del peligroso ambiente del barrio. Pasando el verano con su colega O-Dog (Larenz Tate), tendrá que decidir si quiere irse a estudiar a la universidad o hacer ‘carrera criminal’.

Una banda sonora que recorre diversos hitos de la música negra (de Ice Cube a Marvin Gaye, de George Clinton a R. Kelly) y un excelente plantel de secundarios afroamericanos (con caras conocidas como Samuel L. Jackson, Jada Pinkett Smith, Charles S. Dutton, …) acompañan a su joven pareja protagonista (inolvidable Larenz Tate) en esta tragedia moderna tan predecible como atractiva; donde hay romance, acción, crueldad y hasta humor. Tal vez pueda parecer que el subgénero de ‘intentar salir del gueto’ esté un poco manido, pero esta pieza icónica del género es una herramienta perfecta para entender qué significa ser negro en EE.UU., la exclusión social, las diferencias irreconciliables y las paradojas sangrientas que subyacen a su relación con ese ‘hombre blanco’ que hace no tanto tiempo los sacó de África para esclavizarlos.


– Para amantes de los dramas socio-criminales.

– Imprescindible para entender la evolución del ‘cine afroamericano’ en las últimas décadas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies