CINEBLOG.NET

 

Durante los 90, el norirlandés Kenneth Branagh se convirtió (gracias a dirigir, escribir y protagonizar “Enrique V”, 1989) en el nuevo Laurence Olivier, en la nueva promesa del cine shakesperiano. Tras el tramposo thriller “Morir todavía” (1991) y la comedia dramática “Los amigos de Peter” (1992), Branagh regresó al célebre dramaturgo inglés con “Mucho ruido y pocas nueces”, ácida comedia de enredo que rescataba a Shakespeake para el cine comercial a base de un reparto repleto de estrellas atípicas en el género (Keanu Reeves, Michael Keaton, Denzel Washington, …), una magnífica banda sonora (compuesta por Patrick Doyle) y aires modernos. Branagh combina a la perfección el texto teatral original, rico en diálogos punzantes y situaciones irónicas, con el lenguaje cinematográfico (empleando una serie de recursos tan idóneos como bien construidos); demostrando su conocimiento y amor por ambos medios.

El Príncipe Don Pedro de Aragón (Denzel Washington) y su séquito son recibidos en una villa de la campiña italiana para que descansen y se diviertan tras la batalla.

Vitalista y entretenida, “Mucho ruido y pocas nueces” es un festival de situaciones que exploran la eterna ‘guerra de sexos’, conformada con buenas dosis de engaños, jugarretas y romanticismo; todo ello sostenido por interpretaciones frescas y astutas (la mejor parte se la llevan Branagh y la que entonces era su esposa, Emma Thompson), además de una cuidada ambientación y una fotografía en tonos pastel que intensifica el optimismo y la ligereza de toda la función. Kenneth Branagh siguió adaptando con un estilo cada vez más personal obras de Shakespeare (como su monumental “Hamlet”, 1996), pero nunca con la gracia y el éxito de esta sarcástica batalla dialéctica que redescubrió al bardo de Avon para la generación del grunge. Aún sin el prestigio de adaptaciones ‘serias’ de Kurosawa, Welles, Olivier o Polanski, el tiempo se ha ocupado de poner a “Mucho ruido y pocas nueces” en el lugar que se merece como una de las mejores y más divertidas adaptaciones de Shakespeare de la historia.


– Para disfrutar con Shakespeare y con el cine de los 90.

– Imprescindible para interesados en el origen de las comedias de enredo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies