CINEBLOG.NET

 

Más de una década después de “Los caballeros las prefieren rubias” (1953), el legendario director hollywoodiense Howard Hawks volvió a la comedia propiamente dicha (poco antes había dirigido el film de aventuras africanas “¡Hatari!”, 1962, rebosante también de humor); género en el que nos había dejado obras maestras de la talla de “Luna nueva” (1940) o “La fiera de mi niña” (1938), film al que “Su juego favorito” rinde más de un homenaje. A pesar de que no llegó a la altura de sus grandes películas, “Su juego favorito” es una divertida comedia de enredo en torno a temas como la dualidad teoría/práctica o la masculinidad en los albores de la ‘liberación sexual’; con una exquisita, colorida y vitalista concepción visual que explotaba las posibilidades del technicolor y una deliciosa banda sonora del gran Henry Mancini (incluido el tema principal ‘Man’s Favorite Sport’).

Roger Willoughby (Rock Hudson) es el vendedor estrella de la sección de pesca de unos grandes almacenes, capaz de asesorar eficientemente a sus clientes. Pero todo es teoría, porque en la práctica nunca ha pescado.

Además de un entretenimiento de primera, “Su juego favorito” es una satírica e idealizada visión de la ‘sociedad estadounidense moderna’ surgida en los 50, donde el ocio comienza a hacerse un hueco en las vidas de la gente. A pesar de las críticas recibidas, incluso por el mismo Hawks (que quería a Cary Grant), el galán Rock Hudson logró uno de sus mejores trabajos en el género (a parte de sus colaboraciones con Doris Day: “Confidencias a medianoche”, 1959, o “Pijama para dos”, 1961) con un entrañable equilibrio entre la rudeza y la ternura que combina a la perfección con el desparpajo, la independencia y el carácter liante de los personajes femeninos. “Su juego favorito” nos ofrece numerosos equívocos, jocosos secundarios y situaciones comprometidas, pero también nos regala una serie de disparatadas secuencias cargadas de humor físico que parecen mirar hacia los populares cartoons protagonizados por Goofy (imposible no acordarse de “Cómo pescar” (1942).


– Para pasar un buen rato en unos coloridos años 60.

– Imprescindible para coleccionistas de comedias clásicas de enredo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies