CINEBLOG.NET

 

Aunque pasó un tanto desapercibida en su momento, debido en gran parte a su inclasificable mezcla de géneros (y su adscricción a uno tan poco popular como el cine del oeste), “Ravenous” es una de esas joyas olvidadas de los 90 en las que la originalidad y la calidad (tanto técnica como artística) estaban por encima de la media. A pesar (o tal vez debido a) de su problemático rodaje en las montañas Tatra de Eslovaquia, “Ravenous” consigue combinar el western psicológico y el cine de terror, creando una atmósfera enrarecida que va avanzando progresivamente hasta el delirio gore; todo ello aderezado por un cruel humor negro y cierto trasfondo antropológico. Dirigida por la británica Antonia Bird (“Priest”, 1994, o “El rostro”, 1997), que sustituyó al realizador macedonio Milcho Manchevski (“Antes de la lluvia”, 1994), esta singular muestra de cine de género puede provocar el rechazo de estómagos no preparados, pero es de las que no deja indiferente a nadie.

Demostrada su cobardía en una incursión de la Guerra México-Americana, el capitán John Boyd (Guy Pearce) es destinado a un remoto puesto militar en las montañas. Un día aparece un hombre medio muerto (Robert Carlyle) que terminará por perturbar la paz del lugar.

Además de su atractiva condición de thriller de horror y aventuras en la montaña (cargado de suspense, acción, giros de guión y mucha ironía), “Ravenous” funciona también como sangrante, violenta y entretenida sátira de la ocupación de Norte América, con esos colonos enfrentándose a tradiciones y mitos ancestrales (que no dejan de ser un reflejo de sus miedos y deseos más profundos). El film también se beneficia de un heterogéneo reparto con numerosas caras conocidas (David Arquette, Jeffrey Jones, Neal McDonough, … ); de una excelente ambientación que intensifica la precariedad y la claustrofobia de los personajes; y de una peculiar y experimental banda sonora, que viene a ser la visión que el minimalista Michael Nyman (“El piano”, 1993) y Damon Albarn (líder de la banda Blur) tenían de la música del salvaje oeste.


– Para interesados en la fusión del western y otros géneros.

– Imprescindible para coleccionistas de piezas reivindicables del cine de terror moderno.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies