CINEBLOG.NET

 

Aunque vaya a quedar para la posteridad sobre todo por sus magníficos films musicales (“Carmen”, 1983, o “Flamenco”, 1995), lo cierto es que Carlos Saura ha sido uno de los directores más heterogéneos del cine español, logrando muy buenos resultados en géneros tan dispares como el thriller (“La caza”, 1966), el cine kinki (“Deprisa, deprisa”, 1981) o esos perturbadores dramas, alegorías de la España tardofranquista, que dirigió en los 70 (“Mi prima Angélica”, 1974, o “Cría cuervos”, 1976). Basada la obra homónima del prestigioso dramaturgo valenciano José Sanchis Sinisterra, “¡Ay, Carmela!” volvía a ser un desafío para Saura al tratarse de una comedia dramática con trasfondo explícitamente político que además supone una carta de amor al mundo del espectáculo en general y el oficio de actor en particular; sin olvidar su retrato histórico de uno de los períodos de la historia de España más mostrados en el cine.

Durante la Guerra Civil Española, Carmela (excelente Carmen Maura), Paulino (Andrés Pajares) y Gustavete (Gabino Diego) son tres cómicos que se dedican a entretener a las tropas republicanas. Pero en un traslado a Valencia se quedan atrapados en territorio nacional, donde tendrán que sobrevivir actuando para sus enemigos.

Como la canción republicana de la que coge su nombre (originaria de la guerra de la independencia contra los franceses), esta impecable producción del imprescindible Andrés Vicente Gómez (“Belle Epoque”, 1992, o “El día de la bestia”, 1995) es un himno la lucha, la resistencia y la libertad; apoyando su mensaje combativo pero agridulce en un trío protagonista perfecto en sus roles (con un solvente Pajares alejado de sus roles habituales). Por si fuese poco Saura contó con el mítico Rafael Azcona (“El verdugo”, 1963, o “La lengua de las mariposas”, 1999), maestro de la sátira patria, para adaptar la obra de Sanchís Sinisterra, intensificando el trasfondo de esta historia de supervivencia, de contradicciones, de ideologías, de convivencia y de esas dos españas enfrentadas (que aún sigue batallando una contra otra en la España contemporánea).


– Para interesados en la Guerra Civil o en el cine español.

– Imprescindible para amantes del mundo del teatro en tiempos revueltos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies