CINEBLOG.NET

 

El legendario Roger Corman, probablemente el más importante productor de serie B de la historia del cine, también dirigió durante casi dos décadas algunos de los hitos más recordados del cine independiente (y por consiguiente de bajo presupuesto) de los 50 y 60 (“La pequeña tienda de los horrores”, 1960, “El péndulo de la muerte”, 1961, o “El hombre con rayos X en los ojos”, 1963). En sus primeros films explotó con ingenio y descaro la popularidad que gozaba la ciencia-ficción (sobre todo en su vertiente de invasiones extraterrestres) durante la década de la energía nuclear y la amenaza comunista; dejando para la posteridad iconos del cine adolescente de ‘drive-in’ (abundante en historias estereotipadas y efectos especiales cutres) como “Conquistaron el mundo” (1956), “El ataque de los cangrejos gigantes” (1957) o “Emisario de otro mundo”, una delirante pero original intriga de vampiros alienígenas cuyos beneficios cuatriplicaron su coste sólo en la primera semana.

Un extraterrestre (Paul Birch) que se hace llamar Mr. Johnson y protege sus ojos con gafas de sol, viene a La Tierra para analizar la sangre humana con el fin de encontrar una cura para su planeta.

“Emisario de otro mundo” está rodada rápido y prácticamente sin medios, con actores de segunda (un placer encontrarse con Dick Miller, en un divertido papel) e intenciones puramente comerciales; pero Corman y el guionista Charles B. Griffith (“Un cubo de sangre”, 1959, o “La carrera de la muerte del año 2000”, 1975) la elevan por encima de productos similares gracias al cariño, el buen humor y la confianza con la que tratan un material que en otras manos sería de derribo. Durante poco más de una hora asistimos a una lección de cómo hacer cine (Corman dirigió y produjo nueve películas solo en 1957) aprovechando al máximo los recursos disponibles, de cómo competir con los grandes estudios dando al público lo que quería sin prejuicios ni vergüenza y marcando a toda una generación de adolescentes que levantarían Hollywood en los 70 con las mismas ganas de agradar y el mismo amor por el cine de género.


– Para conocer la ‘cara B’ de la época dorada de la ciencia-ficción.

– Imprescindible para interesados en hacer una película con poco dinero.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies