CINEBLOG.NET

 

Antes de que el éxito de “El club de los poetas muertos” (1989) o “Mentes peligrosas” (1995) pusieran de moda las películas sobre educadores que inspiran a alumnos con (diversos) problemas, la historia real del profesor de matemáticas Jaime Escalante se convirtió en una de las mejores muestras de este subgénero; gracias al realismo que desprende, su alejamiento de ciertos personajes y situaciones estereotípicas y, sobre todo, por la excelente interpretación de Edward James Olmos (popular por su rol de teniente Castillo en “Corrupción en Miami”, 1984-89, o el inquietante Gaff de “Blade Runner”, 1982). Escrita y dirigida por el cineasta de origen cubano Ramón Menéndez (“¡Qué no hacer con un millón de dólares!”, 1993), “Lecciones inolvidables” es una emocionante historia de superación de las expectativas impuestas por el nivel socio-económico; además de una mirada verosímil a la situación de los barrios latinoamericanos durante los años 80.

Boliviano de nacimiento, Jaime Escalante (Edward James Olmos) deja su trabajo para dar clases en un instituto con mayoría hispana, y de clase baja, en el Este de Los Angeles. Escalante intentará motivar a sus estudiantes para que logren acceder a la Universidad.

En contraposición a clásicos como “Semilla de maldad” (1955) o films más cercanos como “Curso 1984” (1982), el film de Menéndez desprende cierto optimismo, sin olvidarse de mostrar los problemas, los obstáculos y los miedos a los que se enfrentan tanto el profesor como los alumnos (con un estupendo Lou Diamond Philips al frente); convirtiendo el aprendizaje de la aritmética y el cálculo avanzado en una metáfora de la vida, de las aspiraciones y de la necesidad de derribar barreras para poder ser libre y feliz. “Lecciones inolvidables” sigue siendo hoy día una de las grandes odas cinematográficas al oficio de educador (una de las más creíbles al menos), humanizando, dando profundidad y claroscuros a un personaje imperfecto pero incansable, carismático y comprometido, capaz de admitir sus errores y de poner su vida en peligro para que sus alumnos salgan adelante.


– Para amantes de las historias de superación académica.

– Imprescindible para coleccionistas de relatos de ‘profesores inspiradores’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies