CINEBLOG.NET

 

Curtido en los 80 como guionista de cine de terror (“Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño”, 1987, o “El terror no tiene forma”, 1988), el cineasta de origen francés Frank Darabont se consolidó (antes del enorme éxito de la serie “The Walking Dead”, 2010, de la cual es creador), con su cuarto largometraje como director, como el mejor adaptador al cine del inquietante universo literario de Stephen King. Tras los dramas carcelarios “Cadena perpetua” (1994) y “La milla verde” (1999), Darabont se sumergió completamente en el cine fantástico de terror con “La niebla”, un thriller situacional de aislamiento y asedio que bebe de clásicos modernos de la ciencia-ficción claustrofóbica como “La cosa” (1982) o “Zombi” (1978), logrando un entretenimiento de primera cargado de criaturas interdimensionales, situaciones límite, alegorías sociales y un creciente suspense que culmina en el clímax cinematográfico más demoledor del siglo XXI.

El ilustrador comercial David Drayton (Thomas Jane) y su hijo se quedan atrapados dentro de un supermercado, junto a los demás clientes, cuando una densa niebla invade el pueblo. Con la niebla también llegan unas extrañas criaturas.

Como suele suceder en las obras del autor de Maine, “La niebla” propone un espectáculo de género que oculta tras de sí una serie de reflexiones sobre la psicología humana, sobre como los miedos, los deseos y las inseguridades de los individuos los llevan a comportarse de una manera u otra. Y es que Darabont sabe como atrapar al espectador con intriga, acción y efectos especiales, pero también es muy hábil a la hora de mostrarnos el lado humano de unos personajes atrapados no solo por la excepcional situación, sino también por sus emociones y pensamientos. Así, un buen puñado de actores (acompañados de la pericia en la puesta en escena de Darabont y logrados apartados técnicos y artísticos) nos ofrecen una estimulante mezcla de ‘monster movie’ y drama coral, pesimista y parabólico, que profundiza en temas tan variados como la paternidad, la religión, la convivencia, el sacrificio, …


– Para amantes del cine de terror psicológico.

– Imprescindible para coleccionistas de las mejores películas de Stephen King.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies