“City Girl (1927)″, mi abuelo si era un tio duro

El año 2009 parece el título de película mala para autocines veraniegos donde los espectadores mastican con la boca abierta, mueren personajes en la pantalla,y tras acabar, arrancan el coche y se marchan hasta volver al siguiente dia para ver y comer la misma bazofia.

Mi abuelo nacio en 1906, nunca supo qué día, “en primavera“, decia el viejo. Murio el 1 de enero de 2009, vivió 103 años. Siempre que recuerdo al viejo pienso en lo duros que eran. No podemos ser tan duros como ellos, por ejemplo: en aquel año el hecho de sobrevivir a la infancia era un sorteo.

Hablar con el viejo era maravilloso, recordar veintitantos años compartidos de esos ciento tres es fundamental para mi. Fundamental quiero decir: de todas las cosas que me rodean ahora mismo -netbook, movil, sofá, hipoteca, coche, trabajo, la bolsa- ninguna es fundamental para mi si las perdiera hoy mismo. No existe nada por lo que olvidaría los recuerdos que tengo de él, nada para mi vale tanto: palabras, imagenes, todo lo que es mi pasado es lo que soy yo ahora, nada puede valer más.

Fue un privilegio crecer bajo una olivera de setenta años con la fuerza suficiente para vivir treinta años más de forma lúcida, poder asomarme a los huecos de aquella olivera y ver cómo las raices se perdían en otro tiempo. El viejo siempre estaba de buen humor, era un hombre extraordinario.

Cuando el viejo tenia 26 años, Murnau estrenó City Girl (1930) la tercera pelicula que rodaria en Hollywood y la última. La oposición entre luz y oscuridad (Nosferatu,1922), campo y ciudad (Amanecer,1927), el antiguo y nuevo orden, la oposición entre A y B es un marco recurrente para el director aleman, cuyos personajes se aventuran desesperados entre un mundo y otro, Murnau es sensible a los primeros dilemas que la era moderna enfrentó al hombre de principios de siglo: la modernización de las artes tradicionales, la impersonalización de la ciudad, la entrada de la economia de consumo, etc.

La civilización que retrató Murnau sigue creciendo, sigue fagocitando, pero a diferencia de sus personajes, nosotros ya no nos horrizamos con esa masa amorfa, ni con sus luces cegadoras o con la comida anestesiante para nuestro cerebro, nosotros ya hemos comprado nuestra vida en esa ciudad.

A dia de hoy, la ciudades se han convertido en ese inmenso monstruo comercial donde todo lo fundamental debe ser comprado, pero ya no es fundamental para la ciudad que seamos personas, sino que tengamos un perfil determinado dependiendo proporcionalmente de nuestars posibilidades: felicidad, amistad, cariño, psicologos, dinero, forma de vida...necesitas comprarte una imagen de ti mismo para jugar esta función, necesitas comprar y mantener tu perfil en la socidad.

Para mi es importante recordar todo esto, es importante recordar qué somos, qué hicieron por nosotros la gente que nos antecedió, cómo eran las personas que dejaron su huella en nosotros y en el entorno más proximo.

Hoy cualquier sitio está mas oscuro que nunca, tengo la angustiosa sensación de que el Mundo es un parque de atracciones anticuadas, caras y manipuladas al que estoy obligado asistir una y otra vez.

El final feliz en el siguiente articulo.

Vicente B. Lopez

Los protagonistas de esta comedia romantica, un grupo de personajes de lo mas variado, lo intentan. Por eso acuden a una sesion de citas rapidas, encuentros de gente que quiere conocer gente. Las vidas de todos ellos se entrelazaran a partir de este momento, creando un mosaico de situaciones en las que todos llegan a encontrar el amor, por el camino que menos esperan.

7 minutos la pelicula