CINEBLOG.NET

Unas poderosas interpretaciones protagonistas a cargo de Burt Lancaster y Tony Curtis; una excelente banda sonora de Elmer Bernstein a ritmo de jazz; una dirección muy profesional de un Alexander Mackendrick que rodaba su primer film en EE.UU. (venía de rodar clásicos de la comedia negra inglesa como "El hombre vestido de blanco", 1951, o "El quinteto de la muerte", 1955); un guión de Clifford Odets con aliento de cine negro tardío y sardónicos diálogos; y una ambientación impregnada por la cultura musical e intelectual de la 'generación beat'; son algunos de los elementos que han convertido "Chantaje en Broadway" en uno de los films más revalorados de los años 50. Sidney Falco (Tony Curtis) es un agente de prensa sin escrúpulos que trabaja para el poderoso J.J. Hunsecker (Burt Lancaster). Preocupado por la relación que su hermana (Susan Harrison) tiene con un músico de jazz (Martin Milner), Hunsecker, encarga a Sidney que acabe con esta relación, aunque tenga que utilizar 'malas artes'. Pero es la exploración de la corrupción policial, el mundo criminal y los bajos fondos, de la amoralidad y crueldad del poderoso, lo que la ha convertido en una de las perlas de culto de la época clásica de Hollywood. El duelo de vilezas entre los protagonistas es antológico y da lugar a un pesimista relato que mezcla la política, lo social, lo psicológico criticando a los medios de comunicación y tratando temas como las drogas o el comunismo en una época en la que no se podía hablar casi de nada. Para los que busquen perlas recuperadas del fondo del mar. Imprescindible para estudiosos de la ética humana.   - Para cualquier amante del cine sin más. - Imprescindible para estudiosos de los cantantes-actores (aquí hay dos).   FOTO DE RODAJE Alexander Mackendrick dando indicaciones a Burt Lancaster en el rodaje de "Chantaje en